miércoles, 2 de septiembre de 2015

Una historia de ciencia ficción


-¡A las tazas! ¡A las tazas del Real Madrid! ¡Cuando les hecha agua caliente la taza grita: “¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡Vamos que se terminan, más que una oferta un verdadero regalo… Se las puedo dejar dos por diez o tres por veinte… Señora, la tacita de Real Madrid que le hecha agua caliente y grita: “¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!! ¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOL!!!” Para regalar o regalarse, deleitan la tos, perfuman la sed y aplacan el paladar… ¡Cómprenme por favor, que me quiero ir!
-Pero… Discúlpeme joven… ¿No le parece que su oferta debería ampliarse? Digamos, pretende vender un lote de 250 tazas del Real Madrid, estando en Uruguay… ¡No pensó en Peñarol, Naacional? ¡Oh! ¡qué poca sensibilidad social tengo, es el lote que usted consiguió barato para poder alimentar a sus hijos y pagar la pensión…
-No, no… No se preocupe. Soy un caurentón desquiciado por hacer dinero de clase media tirando a alta. Eso sí, embargué el futuro de toda mi familia invirtiendo en investigación tecnológica, materiales y manod e obra en Corea del Sur para diseñar estas tazas, con el fin de…
-¡Oh! Entiendo… Usted es un visionario. Pero a un visionario, siempre le hace falta un socio capitalista. Yo podría introducir unas pequeñas mejoras en su producto. Por ejemplo: las ya mencionadas tazas de Peñarol y Nacional y otros cuadros locales según el lugar donde las vayamos a vender (además de las tazas de la selección con la voz de Kesman), tazas de artistas de Pop coreano, que al vertérseles el agua caliente gimen y tienen orgasmos insoportablemente agudos y similares al sufrimiento, aún  peores que cuando cantan, tazas del Frente Amplio que dan un discurso para simular que no hay una dictadura ya casi no latente y  no declarada y tazas de la oposición fallando en emular la estrategia que otrora utilizara el actual poder, etc. Todas ellas con wassap, internet, posmodernidad, facebbook, twitter, instagram, smart phone, google glass, control mental e invasion de la vida privada.
-¡Wow! ¡Me encanta!
-¿Bueno, lo invito a mi nave espacial armada, a tomar un té (en uno de esos inapropiados prototipos por los que no cobrará un céntimo) a disfrutar de placeres de la vida que sólo los de mi casta poseemos, mientras ustedes viven en la miseria creyéndose afortunados por comprarnos tecnología así muerde el anzuelo  y cerramos el trato?
-¡Hay que aprovechar las posibilidades de progresar materialmente! ¡Claro!
-¡Qué hombre tan razonable! ¡Así da gusto hacer negocios!
Próximamente en todos sus cines: “Upzwartho, el joven rebelde que se negaba a tener su taza parlante”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario