martes, 17 de septiembre de 2013

Samudio Van Korg Ramírez y la Doncella Bettina (una historia de amor, pasión y muerte al estilo del Romanticismo)

Samudio Van Korg Ramírez vivía de rentas y hace años, dedicaba su vida a un refinado arte de su creación, el cual, en los últimos días de existencia intentó reivindicar y volver una de las “bellas artes”, sin que las necias academias lo reconocieran como tal. Samudio, se dirigiera a dónde se dirigiera, asistiera dónde asistiera o incluso, caminando para hacer las compras (por ejemplo, al supermercado La Clave, cito en Propios y Pantaleón Arti-gas), acechaba a toda mujer con ropa llamativa y fuera de lo común. Luego de esto, aplicando unas refinadísimas técnicas de seducción y conquista, aprendidas en el Sur de la India y en libros acerca de Atila el Huno, lograba obtener una noche de sexo casual con la mujer en cuestión, no revelándole nunca su verdadera identidad y utilizando nombres y profesiones falsas como “Edmundo Rivero, productor musical”, “Sancho Bermúdez, alcanzador oficial de pelotitas del Carrasco Lawn Tennis”, “Segismundo Schubert Gutiérrez, recolector de mariposas para la National Geographic”, “Mario Clever Galeanetti, escritor y artista plástico”; etc; Personalidades, las cuales adecuaba al tipo sociológico de la fémina a la que abordaba, con arreglo a fines de poder impresionarla, seducirla y acostarse con ella. Antes que nada, debemos aclarar (para que no se malinterprete la noble vocación de nuestro querido personaje), que el fin último de su accionar, no era el de acostarse con muchas mujeres, como lo haría cualquier vulgar hombre mediocre, para el cual el sexo es una de las metas más ansiadas en la vida y las mujeres y las relaciones sexuales, una especie de consumismo vacío y alienante que mueve casi todas sus acciones y al que se prestan fuera de todo cuestionamiento ético, como si se tratara de comprar celulares o hacer plata, sin saber incluso por qué y sólo por seguir lo inculcado por el medio (digamos, la mayoría de la gente). Samudio Van Korg Ramírez, utilizaba las noches de placer desenfrenado que podía concretar con bellas (y bien vestidas) mujeres, para luego de extenuarlas con unas refinadísimas técnicas de sexo tántrico aprendidas en el Sur de la India y en la revista “Cosmopolitan”, robarles la ropa y escaparse sin ser nunca más visto, por medio de unas refinadísimas técnicas aprendidas en el sur de la India y en el penal de Libertad (oxímoron). También vale aclarar, que la mayoría de las veces, esa misma ropa se la regalaba a su mujer para engrosar el cada vez más ecléctico, llamativo y refinadísimo ropero, cuando no se quedaba con algunas prendas para sí mismo, como por ejemplo un gorro con cara de perrito o unos porta ligas rosados y otras prendas de lencería, que usaba debajo de los pantalones, en la más secreta intimidad. Y finalmente, para aquellos lectores que opongan a nuestra cierta y bien intencionada historia un cuestionamiento moral del tipo: “sin ver la responsabilidad ética que significa escribir historias que puedan influenciar negativamente (sobre todo a las mentes más jóvenes) mostrando sin censurar éticamente cosas como el robo y la promiscuidad, publicaron esta aberrante narración de Samudio Van Korg Ramírez, destruyendo así los positivos cambios de idiosincracia logrados por Tinelli, todas las campañas derechohumanistoides del Estado robadas a la pedorrez demócrata yanki y el Plan Ceibal, tras largos años de ininterrumpido y esforzado trabajo”; también tenemos unas palabras que decirles a nuestro favor. Si bien desde tiempos inmemoriales -y sobre todo desde el advenimiento de la moral judeo-cristiana como dominante-, la mentira y el engaño han sido condenados, dando piedra libre a que cualquier estrategia encasillable en estos “males” como la actividad secreta de Samudio Van Korg Ramírez sea mal vista, es también cierto que desde varias filosofías, campos epistémicos e incluso lingüísticos, la condena maniquea de la mentira también ha sido cuestionada e incluso, se ha reivindicado dicha práctica milenaria y connatural a la especie humana. Sin irnos demasiado lejos de los hechos a referir, sólo rescatamos de dichos planteos algunos puntos. Por ejemplo, si bien -como decíamos- desde un punto de vista de la moral dominante, la mentira es un mal o incluso un “pecado”, debemos deconstruir el concepto de mentira y ver que desde un punto de vista metaético, la mentira no es más que un acto verbal y que sólo una de las posibles formas de abordarlo es el de equipararlo con el supuesto concepto de “verdad” fuera del hablante y que no es nada más y nada menos, que una verdad también incontrastable, un constructo idiomático más y que ni siquiera existe para quien es engañado, ya que éste al creer la mentira, la cree como verdad y por tanto sería falso, decir que la verdad es única e indiscutible. Cabe aclarar que el concepto mayoritario de lo que es la “verdad” y que es la vara con que se mide y condena la mentira fuera de su esencia de acto de habla y en contraste con el antes mencionado concepto de “verdad”, es la más de las veces, también un acuerdo social (diría Nietzsche “la verdad es una mentira aceptada socialmente”), más si consideramos que todo acto de habla y las categorías de pensamiento humano que derivan de éstos, son nada más que metáforas que no designan la cosa en sí más que por desplazamientos semánticos. De esta manera antes de condenar la mentira, así deconstruída, debemos preguntarnos ¿mentira para quién? Muchas veces la mentira es una profunda convicción del mismo hablante, que va transformando su pensamiento a la vez que transforma o adapta el referente del que habla en sus propios pensamientos, como forma de aprehensión epistémica y también como forma de autonarración vital. Otras veces, el hablante acude a la mentira sabiendo que hay un “doblez” en cuanto a su propia percepción del referente pero con una intención pragmática (¿Quién no dijo ignorar la hora a un pastero en la calle para no sacar el puto celular?) Y en este caso, corresponde al propio pragmatismo establecer los límites de no violación de las “verdades del mundo físico”(que el hablante no se mienta a sí mismo sobre la verdad de volar desde un décimo piso) y ahora sí, a la ética y a la moral, analizar si los resultados pragmáticos de la “mentira” pueden llegar a ser nocivos para segundos o terceros, lo cual tampoco implica que tenga en sí una capacidad de censura o punitiva. Y finalmente ¿qué podrían decir nuestros detractores acerca de los abundantes ejercicios socialmente aceptados de mentira a la que se le da credibilidad momentánea o incluso prolongada, como por ejemplo, las ficciones artísticas, la publicidad o el discurso político? Ahora ¿podemos condenar a Samudio Van Korg Ramírez solamente por mentir, seducir, engañar, mantener relaciones sexuales interesadas y robar a bellas y bien vestidas mujeres, aparte de serle infiel a su mujer? El lector imaginará que nuestra narración versará acerca de distintas peripecias relacionadas con el diario accionar de Samudio Van Korg Ramírez, una secuencia de micronarraciones encadenadas o no causalmente, llenas de erotismo, picardía, procacidad sexual y este tipo de condimentos. Pero no. Resulta que Samudio Van Korg Ramírez, llevaba años -como dijimos-, practicando esta noble y no reconocida bella arte, cuando caminando por Ocho de Octubre y Santa Lucía, sintió clavada en él la insistente mirada de una chica. No demasiado atento a lograr una nueva conquista que le facilitara prendas de vestir, ya que parcialmente en su accionar aplicaba refinadísimas técnicas de no accionar y desprendimiento aprendidas del Budismo Zen y en el Sur de Boulevard y Colorado, observó a una mujer de unos 28 años, aunque bastante arruinada, con cara de psicótica, histérica, mediocre y frustrada pero que de seguro le echaría la culpa de todos sus males a la sociedad, la maldad de las personas que no cuadraban en sus exigencias psicóticas, las serruchadas de piso de las personas que eran más vivas que ella en criticar y armar chusmeríos con todo el mundo, el capitalismo al que detestaba pero alimentaba consumiendo cigarrillos, Coca-cola y una larga lista de productos de origen multinacional y no demasiado artesanales, la derecha y el machismo de los amores de su vida, que cambiaban cada semana luego de que se enamoraba de ellos por mensaje de texto y facebook y después de cogérsela como una puta borracha fumaporro y merquera en los bailes de fin de semana, dejaban de contestarle cuando les hacía una escena de telenovela o se indignaba porque la trataban de cualquiera, invitándola a formar un trío con el “Manguera” Ferrerira. Tenía una hermosa cara algo angulosa (por no decir cuadrada), con un atractivo color de piel pucho escupido adentro de un vaso, un pelo grasiento y chuzo sumamente estirado para que no se le notaran los genes africanos en su ondulación, una ropa de mierda comprada en una expo de Dieciocho de Julio para que pareciera que estaba divina, tan apretada que dejaba notar a ojos vista sus rollos sumamente atractivos para el ideal de mujer con sobrepeso del Renacimiento y un pin en la mochila que decía “Comisión Pro Derechos Humanos”. También en su cara de general desquiciamiento, se notaba un 25 por ciento de deterioro generado por la lucha ética y moral consigo misma cada tarde, al empezar a joder a sus compañeros de oficina pública -que sí trabajaban- con horas de quejas del tipo “¡Ay tengo, hambre quiero comer bizcochos pero estoy gorda! ¡No voy a comer bizcochos, mirá la panza que tengo, tengo que salir a caminarr... ¡Ay! ¡Pero decime algo! ¿y si me como uno o dos no más?” que luego amenizaba, yendo a comprarse y comiéndose como un kilo de bizcochos, luego de lo cual comenzaba el cuestionamiento filosófico que sigue: “¡Ay, mirá como me quedó la panza! ¡Estoy re gorda! ¡Ahora me siento culpable! ¡Ah! ¡Estúpido! ¡Te estoy hablando! ¡Decime algo! ¿No ves que estoy mal? ¡Consolame! ¡Los hombres son todos iguales! ¡No les importa nada!” Lo cual no le dejaba tiempo para hacer su trabajo (lo poco que hacía lo hacía mal y lo tenían que arreglar los demás, mientras ella los puteaba, porque ella no había hecho nada mal y no tenía por qué arreglar nada), el cual (como dijimos (unos sintagmas antes)) tenían que hacer los demás, mientras ella les exigía atención a sus charlas filosóficas y requerimientos de consuelo ante la tragedia de su vida amorosa y bizcochal. Aparte de esto, para más información, se llamaba Bettina, aunque no podemos dar su apellido, porque no la conocemos ni trabajamos con ella. Samudio Van Korg Ramírez, iba a desviar su mirada de la de la hermosa mujer y seguir caminando sin más, cuando de pronto, se encontró con una cascada voz histérica que le decía: “¡Vos sos igual que todos los hombres, miran a las mujeres sólo como si fueran un cacho de carne! ¡Qué! ¿Cómo no soy rubia de ojos celestes y flaca y alta ni me mirás, claro! ¡Ja! Total, ni que fueran Miss Universo esas que mirás vos, de seguro te debe gustar la jovencita rubiecita esa, que es una putita y una tarada... ¡Claro, porque con que estén buenas ya está! ¡Después se tiene que fumar a cualquier histérica...” Nuestro querido Don Juan posmoderno, iba a intentar replicarle a la Señorita Bettina que no la conocía y por lo tanto, no era del todo habitual ni deseable siquiera que lo abordase de esa manera para tener una conversación y menos aún, cuando esa conversación era básicamente un reproche, censura o algo así, además de que no sabía a qué rubiecita putita se refería y de que cómo él manejase sus gustos en cuanto a mujeres era un asunto completamente privado, en el que ella no tenía por qué inmiscuirse. Pero no pudo. Sus palabras eran ahogadas por torturantes chillidos de la joven, mientras toda la gente se paraba a mirar a Samudio, como si fuera un golpeador o algo así. Bettina, comenzó a recriminarle si no la iba a consolar porque el fin de semana había perdido su cuadro y a decirle que tenía que ir con ella al bar a ver el partido de no sé qué y que el sábado tocaba Buitres ¡Sos un mal amigo! ¡Nunca me podés acompañar a ningún lado! ¡Nunca tenés tiempo para mí! ¿No se puede quedar sola tu mujer para que tengas una insustancial charla en un bar conmigo, cuando estás cansado de trabajar, tenés que ir a atender tu vida (vos sí tenés) y ni si quiera te dejo hablar o escucho lo que me decís? ¡Está buenísimo Buitres, lo que pasa es que vos siempre querés hacer lo contrario a la sociedad pero ya es una estupidez que escuches esa música sólo para hacerte el raro! ¡Y un asadito de vez en cuando te comerás, porque no podés vivir sin comer carne! ¡Qué! ¿No vas a comer fiambre? ¡Si el fiambre no es carne! ¿Qué? ¿Y pescado tampoco comés? ¡Haceme el favor! ¿Cómo va a ser carne? ¡Si los pescados no tienen sistema nervioso! ¡aparte no votar es como votar a los colorados o a los Blancos porque el Frente habrá hecho pila de cosas mal pero de última es lo mejor que hay!¡Ay! No sabés lo que me pasó! El fin de semana me enganché a un pibe ahí en el baile y se me rompió el preservativo! ¡TARADOOO! ¡Pero mirá si voy médico y me dice que tengo Sida! ¿Por qué? La pastilla la tomé cinco días después ¡Ay! ¡No! ¡No ves! ¡Sos un sorete! ¿Cómo me vas a decir eso? ¡Yo cómo iba a saber que tenía que tomarla en seguida! ¿Y que tiene que ver que se llame del día después? ¿Qué? ¿Tengo que saber todo? ¡Pero consolame, no me digas que utilice la razón y me haga un control de V.I.H! ¡Mirá si voy al médico y me dice que tengo Sida! ¿y si me hago un test tirando una moneda funcionará? Necesito saber si tengo Sida, no quiero ir al médico, decime a otro lado que pueda ir. ¿Pero por qué te vas a ir? ¡Recién son las 3 a.m! Y bueno, mañana llegás tarde o pedís el día...¡¡¡¡¡Sos un idiota!!!!!! ¡¡¡AAAAAAAAAAAAhhhxhhhhhhhhhhhhhhhhhHHJJjjjjJKKlrsg!!! Samudio Van Korg Ramírez, al ver que unos policías se paraban frente a él y comenzaban a mirarlo dijo algo como “¡Vamos a tomar unas a un bar y comemos unas pizzas, mientras miramos el partido!” y siendo perseguido por la joven y exuberante Betina, que ahora le decía “Ay yo te adoro sos mi mejor compañero ¡Haceme el aguante hasta las tres de la mañana, que no joda tu mujer tu casa y tu vida, así me hacés el aguante hasta la hora del baile, no seas sorete!” y cosas así; entróla a una pizzería en la esquina de dieciocho de Julio y Gregorio Sanabria. La joven, que luego de unos minutos de haberle dicho que el pescado no tenía sistema nervioso, le explicaba que ella no entendía la gente que comía carne, que sufría viendo animales abandonados y quería ir a ayudar a un refugio (al que él también tendría que ir), mientras pedía una pizza con jamón, estuvo muy ocupada sobre todo después de la decimoquinta cerveza, contándole estupideces garrafales, como para escuchar que veintidós veces, a la pregunta acerca de quién era y qué hacía, Samudio Van Korg Ramírez le contestaba : Soy Samudio Van Korg Ramírez, estoy casado, vivo de rentas y practico una bella arte de mi creación (aún no reconocida como tal por la academia), que consiste en seducir bellas y bien vestidas mujeres, acostarme con ellas y robarles la ropa y aparte de que soy un amoral que no te sirve para nada como persona, no me interesás en nada, ni eróticamente , ni como amiga, ni en nada. Te deprecio, no esperes nada de mí y dejame ir, perdés tu tiempo.” Esto provocó, que antes de irse de la mejor cita que tuvo en su vida, Bettina (que ya estaba pensando en contarles a sus compañeros de oficina que había conocido un flaco que re encaraba y que esta vez iba en serio y se habían quedado los dos re copados), le pidiera su número de teléfono y lo agendara como Silomón Tolomeo. Vale aclarar, que Samudio Van Korg Ramírez intentó no darle el número y también mentírselo pero no pudo hacerlo, porque Bettina comenzó a armar un kilombo monstruoso por el hecho en el medio del bar y también lo llamó en el acto, para ver si le daba minutos gratis. Samudio Van Korg Ramírez, huyó como una exhalación a su domicilio, donde por primera vez encontró a su mujer esperándolo al borde del llanto sentada en la cama y comiendo helado: - Llegaste temprano... -dijo su mujer con un tono que no se sabía si era pregunta afirmación o eufemismo de “¿Por qué llegaste temprano?” -Sí. -contestó Samudio Van Korg Ramírez, ya que no le pareció adecuado contestarle 1) “No” 2) “No, lo que pasa es que estaba en la otra franja horaria y pensé que ya eran las diez de la mañana” 3) “¿Qué te parece?” 4) “¿No me digas, en serio? 5) “Lo esencial es invisible a los ojos” o 6) Cuando estudiamos las dinámicas caóticas encontramos que existe una gran dependencia de las condiciones iniciales. Más aún, una característica de las órbitas caóticas vecinas es que su separación está dada en promedio por una función exponencial (no necesariamente una función exponencial exacta). Es por esto que en la práctica se hace imposible predecir el comportamiento futuro de una solución caótica. Esto se encuentra en contraste con el comportamiento de una órbita cercana a un punto fijo o a una solución periódica. Su mujer (cuyo nombre era Debora Meltrozo), estalló en una crisis de nervios, llanto y anonadamiento ante tan lógica respuesta y comenzó a reprocharle: - ¡Llegás temprano de tu trabajo, casi seis horas antes y sin traerme ropa, de otra mujer, pelos y perfume de tus compañeras de trabajo y no entrás discretamente y sin hacer ruido! ¡No tenés pelos en la ropa! ¡Yo sabía! ¡Me estás engañando con una pelada! Por eso... ¡Por eso siempre decís no hay dos sin tres! Yo sabía: siempre te revisaba tu celular y nunca encontraba nada raro, eso demuestra que te comunicás telepáticamente con tu amante... ¡¡¡¡¡¡¡Me estás engañando!!!!!!! Etc., etc., etc. Samudio Van Korg Ramírez, que se empezaba a sentir un personaje de “Pará bola”, intentó mentirle pero lamentablemente sólo le salía cuando sí la engañaba. Al mismo tiempo, en su celular empezó a sonar insistentemente una llamada de la doncella Bettina. Dada la presión y los gritos de su mujer hubo de atender el llamado de la doncella con el altavoz puesto, donde la joven lloraba y le reprochaba que no la había llamado en toda la hora y que ella estaba sola en la casa y él en vez de decirle para ir con ella, había preferido irse a bailar con sus amigos y le decía todo esto con llantitos entrecortados y luego gritos de asesina en serie, repitiendo cada dos segundos el nombre “Silomón Tolomeo”. Nuestro héroe (al cual a partir de ahora llamaremos S.V.K.R, para abreviar tan largo nombre), con mucha paciencia le explicó a la hermosa Bettina que era imposible que él le propusiera acompañarla a su casa, ya que ella nunca le había informado que estuviera sola en la misma y que además, de haberlo hecho, él le hubiera dicho que no, ya que estaba casado, no le interesaba para nada y además se llamaba S.V.K.R. (o sea, Samudio Van Korg Ramírez). La joven y hermosa doncella Bettina (o sea, la J.H.D.B), no podía afrontar tanto dolor y desengaño, tanta traición y mentira de parte de un hombre que la había amado tan tiernamente y le había sembrado tantas esperanzas y secreción de flujo. Entre llantos lastimosos e histéricos (sobre todo histéricos), le reprochó las ilusiones que le había generado no diciéndole nunca que estaba casado, haciéndole tener esperanzas invitándola al bar y conversando con ella de temas profundos e interesantes y haberle dicho que se llamaba Benito Camela. S.V.K.R., decidió entonces contarle a su mujer toda la verdad, tanto de su bella arte, como del encuentro con la doncella Bettina, que consistió en el único día de su vida de casados en que no la había engañado, ante lo cual, su mujer, comenzó a llorar y a pedirle por favor que ya no le mintiera, mientras llamaba a su madre para irse a pasar unos días en su casa. Sería ocioso narrar los pormenores de esa noche para S.V.K.R. (Samudio Van Korg Ramírez) pero como el lector imaginará, los resultados previsibles corroboraron la probabilidad estadística de un 99,9 por ciento de que: 1) su mujer (D.M.) lo abandonó luego de un largo y tortuoso divorcio, con todo tipo de idas y venidas, reproches, histerias, intervención de familiares y amigos con los que defenestro a su ex marido (S.V.K.R, o sea Samudio Van Korg Ramírez), aparte de que embargó la mitad de sus bienes y se hizo pasar una pensión, no sólo por ella si no por los hijos imaginarios que habían proyectado tener en el futuro hasta que estos tuviesen dieciocho años de imaginados. 2) La doncella Betttina (D.B.) no cesó de acosarlo por celular, redes sociales, pesquisas policiales y persecuciones callejeras, hasta que S.V.K.R. (Samudio Van Korg Ramírez), acudió a una cita en un bar que está re bueno y pasan el partido en terrible plasma ,porque las mujeres también miramos futbol, claro, si fuera un hombre irías conmigo, donde luego de continuar por horas y horas una absurda discusión en la que S.V.K.R. (Samudio Van Korg Ramírez) intentó razonar infructuosamente, fue perdonado por la D.B. (doncella Bettina), cuando esta lo llamó llorando y diciéndole que lo amaba y había estado muy mal, cinco minutos después de irse del bar donde discutieran, instándolo a ir inmediatamente a otro bar a reconciliarse. Nuestro personaje (o sea, N. P. (también conocido como S.V.K.R. (Samudio Van Korg Ramírez))), mientras duraba este “período de cambios y crisis pero que luego nos llevan a ver una vida nueva y comprender nuestras nuevas posibilidades como seres humanos en armonía con el cosmos” (también conocido como “p.c.c.p.l..ll.v.v.n.c.n.n.p.c.s.h.a.c.”), llegó a un récord de abstinencia de dos semanas sin practicar su bella arte no reconocida por la academia, ya que cada vez que estaba a punto de seducir, acostarse y robarle la ropa a una bella y bien vestida mujer, para luego robarle la ropa (S.A.R.B.B.V.M.P.L.R.R), recibía una llamada de su ex-mujer (o sea su E.M, también conocida como D.M. (o sea, Debora Meltrozo)), los abogados (L.A., o sea, Los Angeles) o de su amada doncella Bettina (A.D.B). Mientras corría por las calles de Montevideo, San José y Empalme Olmos, intentaba atisbar alguna pendeja estúpida y putona del Centro de Diseño Industrial (C.D.I.) con ropa cara y sin cerebro (o sea, una P.E.P.C.D.I.(C.D.I.)R.C.S.C) o una profesora de Literatura aburguesada que se hacía la liberal y era una fakin macaquita del sistema, que se creía cool por presentar un Flash y analizar temas de cumbia y villera y se reía todo el tiempo de nada, denotando que estaba tapada de antidepresivos, también conocida como profesora de Literatura medio joven común y corriente (digamos en otras palabras, o en este caso en una sola y extensísima sigla, una P.L.A.H.L.F.M.S.C.C.P.F.A.T.C.V.R.T.T.N.D.E.T.A.T.C.C.P.L.M.J.C.C.), con las manos temblando por el mono (M.), los testículos hinchados por la acumulación de semen (T.H.A.S.) y la psiquis destruída por la tensión y la no concreción del robo consuetudinario (P.D.T.N.C.R.C.), intentaba esconderse en la U.T.E. (Usinas Teológicas del Estado) la O.S.E (Osos Sedentarios del Estado), ANTEL (Administración Nacional de Tujos Encargados del Latrocinio), FUCKVAM (Frígidas Uríes Caliginosas Kármicamente Veneradas Ante Meridiam) y CODICEN (Compañía De Otarios Dicharacheros Imbuídos de Constante Estado Nemofilíco), sin nunca conseguir lograr su tan ansiada S.A.R.B.B.V.M.P.L.R.R. ni evitar los llamados, quejas, reproches, citas y demás ni de su E.M (D.M), L.A. ni de su A.D.B. Finalmente, según el parte policial (P.P. (José)), N.P. (S.V.K.R.), que había accedido a alquilar un apartamento para vivir con su A.D.B, a pesar de que él no vivía allí y de que no paraba de explicarle que no la amaba, no era su pareja, ni quería casarse con ella, aparte de que no se llamaba Armando Fasos (A.F.), tuvo que acudir al mismo por una nueva presión de la misma de juntarse a tomar unas y conversar sobre su relación. Una vez en él, S.V.K.R. (N.P.), intentó explicarle nuevamente la realidad objetiva de su no relación a su A.D.B. pero esta, diciéndole que ella también ardía de deseos `por él y que quería que fuera el padre de sus hijos, comenzó prácticamente a violarlo, instancia tan asquerosa que ni a este humilde y osado narrador nos da para contarlo (y mire que hemos escrito asquerosidades de cualquier tipo (A.C.T) antes, eh). Samudio Van Korg Ramírez (N.P.), que ya estaba tolerando lo intolerable en las últimas semanas de su vida y que aparte, estaba con los terribles efectos de no consumir droga (en este caso, S.A.R.B.B.V.M.P.L.R.R.), no pudo sin embargo afrontar algo tan terrible como tener que acostarse con su A.D.B (A.A.D.B.). Escapándose de la joven, que estaba toda bañada por algún líquido viscoso desconocido, pensó en proponerle ir a comprar un kilo de bizcochos y ponerles preservativos antes de que se los comiera, para que así se le enredaran en el intestino y muriera pero le pareció que necesitaba un método de defensa más rápido. Bajo tanta presión, se le ocurrió que también podría matarla a pijazos, sólo por un segundo, ya que luego se dio cuenta que justamente estaba intentando evitar tener que penetrarla. Finalmente, no vio otra alternativa y procedió a suicidarla en un clásico caso de violencia doméstica, aunque después no se mató él como se acostumbra. La prensa dio a conocer los testimonios de varias personas en contra de N.P., oriental, divorciado de 39 años (O.D.39.A.), entre ellos, el de dos amigos gueys de la fallecida D.B (F.D.B.), Elber Gamasca y Rosamel Fierro Delgado, que adujeron que S.V.K.R era un intolerante, porque no toleraba lo intolerable y le decía mariquitas a los San Antonios en vez de coccinélidos. También atestiguaron Jesica Gazo y Elba Gallo, las cuales fueron víctimas de que el reo no se las levantara y cogiera en un baile, luego de haberlas sometido a acoso sexual laboral (en dónde el acusado no trabajaba), diciéndoles “Hola. ¿Cómo están?”, mientras hacía gestos de respiración con las narinas, se acercaba innecesariamente para darles la mano y luego les hizo comentarios sexuales como “¡Qué calor!¿Eh?” y finalmente, les mandaba mensajes de contenido sexual, habiéndoles enviado varios mails que decían por ejemplo “¿Ya está pronto mi trámite?”, en clara alusión a tener relaciones sexuales. La Doctora de la Policlínica de Sauce, también explicó que el mismo día que le dijo que no necesitaba un pase al psiquiatra, había advertídole a la F.D.B. que N.P. (S.V.K.R.) era violento, alcohólico y drogadicto, además de que la gente que estaba maquinando todo el tiempo (mientras decía esto, hacía extraños gestos con las manos y hacía un ruidito similar a “chic, chic, chic”), molestaba a la gente y que ella había tenido una paciente que al final el marido la mató y se suicidó de tanto que lo molestaba. Aunque S.V.K.R (N.P.), argumentó legítima defensa (no se le concedió por no haber proporcionalidad entre las armas, ya que al ser atacado con una vagina, a lo sumo se podría haber defendido con otra vagina, ya que un pene, por ej., era un objeto ya más punzante), finalmente, la jueza de cuatrigésimo octavo turno vespertino, Blanca Mercapide, sentenció a S.V.K.R. a cadena perpetua de por vida, evitando así que lo lincharan al quedar en Libertad, por lo cual lo mandó a Santiago Vázquez. Durante su presidio, N.P. compartió su celda con Tomas Orines Della Fuente, Tomas Aboreala y Venite Arqueando y Caminame En Puntitas De Pie Por Todo El Tronco Della Pija, en quien encontró tres fervorosos compañeros en su lucha por volver una bella arte el S.A.R.B.B.V.M.P.L.R.R., arte que al fin la academia reconoció como tal después de que le dieron premios al mejor guionista de cómics a Santullo y el Grammy al Cuarteto De Nos. Y la justicia reinó en La Tierra (L.J.R.L.T.)

miércoles, 10 de julio de 2013

Calles



- Buenas tardes, señor vecino. Vengo para informarle que la empresa ya ha enviado los obreros y estamos listos para dar inicio a la construcción de calles asfaltadas.
- Ah, no estaba enterado de nada. Pase, por favor.
- Muchas gracias. Como le venía diciendo, la empresa ya ha dispuesto los recursos humanos para dar inicio al asfaltado de calles. Con ello se logrará aumentar el bienestar y la productividad de toda la región, al permitir un tránsito más cómodo y acorde a estos tiempos. No se puede permitir que la gente siga transitando por calles de tierra.
- Me parece muy bien.
- También vengo a informarle que usted deberá pagar por el uso de las nuevas calles asfaltadas.
- Sí, por supuesto, nunca se me ocurriría usar algo sin pagar por ello. Y dígame, ¿cómo van a implementar el sistema de cobranza? ¿Van a instalar puestos de peaje?
- Justamente de eso venía a hablarle. Es mediante una tarifa bimestral. A usted le llegará la factura a su casa directamente.
- Ah, es una cuota fija. Bien, veré si esas calles me son de utilidad y me suscribiré al servicio.
- No se preocupe, usted ya ha sido suscrito automáticamente.
- ¡Espere un momento! Yo no pedí suscribirme a nada, y no pienso pagar sin antes saber si las calles son verdaderamente buenas. Exijo que me den de baja hasta que pueda decidir si quiero el servicio o no.
- No se puede dar de baja.
- ¡Cómo que no puedo darme de baja! ¿Y si considero que no son de buena calidad, o no les hacen el mantenimiento necesario, o el recorrido que hacen no me lleva adonde yo quisiera?
- Si usted considera que las calles no son de la calidad necesaria, o que no lo llevan adonde usted quisiera, podrá presentar una queja pero no darse de baja.
- ¿Y si yo directamente no quisiera usar sus calles? ¿No tengo derecho a abstenerme?
- No se preocupe que le aseguro que sí usará nuestras calles. Tenemos planeado rodear la manzana donde usted vive con ellas. Así que cada vez que salga de su casa, ya las estará usando.
- ¿Y quién les dio permiso? ¿Y si yo quisiera que fuera otra empresa la que construya las calles alrededor de mi casa?
- Sea cual fuere la empresa que lo haga, igual usted deberá pagarnos la cuota a nosotros.
- ¡No pueden obligarme a hacerlo!
- Claro que podemos. Si usted no lo hace, contraerá una deuda con nosotros. Y cuando la misma sea muy alta, nos quedaremos con su casa.
- ¡No pienso entregarles mi casa!
- Si no lo hace voluntariamente, enviaremos guardias armados para que lo saquen de la misma. Y si se resiste, quizás lo encerremos en una celda.
- ¡Eso es extorsión! ¡Ustedes son unos mafiosos!
- Nada de eso. Ya hemos hablado con sus vecinos y la mayoría están de acuerdo conque procedamos de esta manera. Así que no se trata de un acto mafioso sino del deseo de la sociedad.
- Claro, usted lo dice como si la sociedad fuera la fuente suprema de razón y moral, ¿no? Pero bueno, es verdad que no puedo oponerme al deseo de la mayoría, al menos no viviendo en sociedad. Aunque siga considerando que es un acto mafioso, es una mafia demasiado grande como para que yo me oponga. Y dígame, ¿de cuánto será esta cuota?
- Es un porcentaje de sus ganancias. Un porcentaje pequeño, no se preocupe por eso.
- ¿Y qué sabe usted cuánto son mis ganancias?
- Usted nos lo informará. Además pondremos gente a vigilar cuánto gana usted, y si vemos que nos miente quizás enviemos a nuestros hombres armados nuevamente.
- ¿O sea que también estarán vigilando mi vida privada?
- Solamente para saber cuánto gana usted.
- Mire, quiero que quede en claro que si acepto todo esto no es en forma voluntaria sino porque usted no me deja opción. Dígame cuándo me estará llegando la primera factura.
- Aquí la tiene. La traje conmigo. La primera cuota vence este mes.
- Espere un momento. Recién acabamos de venir de afuera y no recuerdo haber visto ninguna calle construida ni gente trabajando en ello. ¿En qué concepto me trae entonces la primera cuota?
- Ya le dije, estamos listos para iniciar la construcción, pero aún necesitamos el dinero para los materiales y para pagar los sueldos de la gente.
- ¿Usted me está diciendo que yo debo pagarles una cuota vitalicia por un servicio del cual ustedes tienen un monopolio, aunque no lo quiera usar, y que usarán la fuerza para obligarme a pagarlo, y encima que debo pagar por adelantado el dinero para que ustedes puedan iniciar su pseudonegocio conmigo? ¡Así cualquiera hace negocios! Usted no me está brindando ningún servicio. Solamente está esperando quitarme mi propio dinero para luego lucrar con él.
- Pero piense en todo el beneficio que las calles le traerán. Aumentarán su riqueza y la de toda la región. Si nosotros no organizáramos todo esto, usted nunca tendría las calles y se perdería de todos los beneficios que ellas le generarán.
- Si es tan beneficioso como usted dice, ¿por qué no me dejan elegirlo voluntariamente en vez de imponérmelo por la fuerza?
- Porque usted evidentemente no sabe qué es lo mejor. Confíe en nosotros, es por su propio bien.
- ¿Y por qué cree usted que yo no estoy calificado para saber cuál es mi propio bien pero que ustedes sí?
- No se preocupe que un comité de expertos en el tema son los que han decidido sobre esto. El comité sabe qué es lo mejor para todos.
- ¿Y quién certifica que ese comité sea tan bueno como usted dice?
- Han sido elegidos por votación de la mayoría de sus vecinos.
- ¿Entonces mis vecinos están indirectamente decidiendo qué es lo mejor para mí?
- Más bien están decidiendo qué es lo mejor para la sociedad, y como usted es parte de la sociedad, es por lo tanto lo mejor para usted también.
- ¿Y si mis vecinos decidieran que lo mejor para la sociedad es asesinarme, eso sería lo mejor para mí también?
- A veces uno debe sacrificarse por el bien de todos.
- Claro, usted lo dice cómodamente porque no es usted la víctima del sacrificio sino quien lucra con ello.
- Yo no lucro con ello.
- ¿No cobra acaso un sueldo por hacer este trabajo?
- Sí, así es.
- ¿Y ese sueldo no sale del dinero que usted me está cobrando con esta factura?
- Sí.
- ¿Entonces cómo me dice que no está lucrando?
- De algo debo vivir.
- ¡Eso no es excusa para la extorsión!
- Mire, si no le gusta puede irse a vivir a otro lado.
- ¿Y abandonar mi casa?
- De todas formas nos quedaremos con su casa si no nos paga. Así que si está disconforme puede dar su casa por perdida directamente.
- ¡Ustedes son una banda de ladrones, mafiosos y esclavistas!
- Usted no tiene autoridad moral para acusar a nadie de ladrón, ya que ha demostrado ser un codicioso que espera aprovecharse de los beneficios de las nuevas calles que estamos construyendo sin pagar por ello.
- ¿Ah, ahora resulta que el codicioso soy yo por no querer pagar por algo que no pedí? ¿Y qué hay de ustedes, que cobran sus salarios del dinero que me piensan quitar por la fuerza? Imagino que ese comité también cobrará de mi dinero, ¿no es así?
- Si, y de hecho cobran un salario bastante alto. Pero nadie aquí es codicioso. Nadie hace esto por la ganancia sino para poder vivir y por el bien de la sociedad.
- ¿Acaba de decir que el comité cobra un salario bastante alto, pero que no lo hacen por la ganancia?
- Claro que no. Ellos no tienen intereses egoístas. Ellos hacen todo esto por el bien de la sociedad. Por eso es justo que cobren unos sueldos altos. Además, al cobrar estos sueldos se evita que puedan tener intereses de lucro.
- Todo esto que me está diciendo no tiene el más mínimo sentido. ¡Es algo inaudito! ¡No es posible algo así dentro de un Estado de derecho!
- No, usted no entiende. Yo vengo de parte del Estado.
- ¡Pero hombre, lo hubiera dicho desde un principio! Tome, aquí está mi dinero.
- Muchas gracias.
- No, gracias a usted.

Gabriel A. Tarsetti

Educación e inseguridad: Los chorros acompañarían a los maestros en la huelga



¿Wath you make value? Acá tamo de vuelta, con los consejos útiles para el hogar de Doña Pocha, un programa que como todos los programas de mierda de este país, que hace poco discutían sobre “Llifting: ¿te harías uno?”, ahora se hacen los comprometidos y con conciencia social y ponen a cualquier asno a opinar de lo que no sabe generando a su vez opinión en gente aún más ignorante, no va a ser menos y se propone abarcar un tema candente. Exacto. Vamos a abarcadabra un tema que tenemos que agarrar con manopla pa no quemarno, el tema de la educación y la inseguridá.
Ya tenemos el primer mensaje de un estúpido sin fundamentos que replica que no es un tema, si no dos. ¡No señor! Hágame el favor de ir a la universidad a foros cínicos de derechos humanos y eso, así piensa bien, como todo el resto de la sociedad y nosotros! Es un sólo tema. Y para que hable un profesional, cayendo en la fácil falacia (aliteración) de apelación a la autoridad, invitamos a el economista de tres cabezas Belial Freak Sinatra Mammón Jorge Manco Zaconetti Schultze Piñera Danilo Astori, que como es lógico nos va a hablar de educación. Buenas noches Belial Freak Sinatra Mammón Jorge Manco Zaconetti Schultze Piñera Danilo Astori ¿que análisis de la educación y sus fallas y nueva reforma para hundirnos aún más en el servilismo a las entidades financieras internacionales vas a hacer ahora, aprovechando los reclamos sindicales y el descontento público para salir a hacer que los padres estén a favor del estado y piensen que los trabajadores son unos comunistas de mierda que no quieren trabajar y no piensan en los alumnos?
-Hola doña Pocha. Muchas gracias por la invitación y espero que la polaca me regale un kilo de Yerba Jatelabombachita. Mirá te la hago breve porque sé que al populacho no hay que hablarle en difícil: no es verdad que la educación esté en el horno porque el estado se haya endeudado cada vez más con organismos internacionales que le dan directivas hasta de cuando pueden ir al baño los alumnos con cistitis, sumado a esto el declive natural de todas las instituciones públicas uruguays, llenas de burrócratas sin el más mínimo interés por lo que hacen y con una falta de ética y abulia detestables. Tampoco es cierto que la educación como se viene desarrollando, falazmente hable de crear ciudadanos, pensamiento crítico y generar igualdad social, cuando justamente, lo que hace es crear ciudadanos, lo cual en nuestra sociedad significa crear un zombie que cree que tiene conciencia crítica y que la única igualdad a la que puede aspirar es a la de tener el mismo celular que uno de Pocitos aunque viva en un rancho. Más falso es aún que los docentes deban cobrar más y nada tiene que ver que no se les pueda dar más dinero porque la educación ya no tiene medio peso y esto nada tiene que ver con el malgasto y administración de fondos, por ejemplo en el plan de llenar de computadorcitas de mierda (que ya rompieron) para entrar a Facebook a un montón de niños que no saben leer, no tienen agua corriente en la casa y cuyas escuelas no tienen techo. (También es falso que si no se gastara en ejército, cenas show para los presidentes cuando se juntan en cumbres al pedo, proyectos de extensión de facultades de mierda, propaganda ideológica de estado bajo diversos disfraces ministeriales, etc. Habría dinero, no sólo para los docentes, que como buenos burgueses reclaman para sí mismos, si no para toda aquella gente que gana seismil pesos en la mano). La única verdad con respecto a la educación y su lamentable estado, es que los docentes se están equivocando y tienen la culpa, ya que creen que ellos saben de educación y no. Nosotros los economistas somos los que sabemos de educación, mientras a la inversa, cuando hay una crisis económica, los docentes no pueden ir al banco central a arreglarla porque no leyeron los librillos fotocopiados de Bensión.
-A ver pero aclaranos un poco... ¿Qué tendrían que enseñar los docentes, ya que la educación entera está supeditada a la economía y no esas equivocadas ideas de la capacidad de pensar y eso...
-¡Es obvio Doña Pocha! La educación estará sirviendo como tal a la sociedad, cuando el niño al volver a su casa no diga: “aprendí el nombre de un Río que nunca voy a ver” o “el docente también me educó luchando”, si no cuando el niño llegue a su casa y diga: “aprendí cinco pesos” u “hoy me enseñaron diez euros”...
-¡¡¡¡¡Claro!!!! (aprovecho para decir que las recargas valen la mitad durante todo este bloque del programa, no te pierdas la oportunidad!!!) ¡Qué ciegos fuimos! Así cuando el niño termine la escuela, habrá sido una inversión neta en dinero y cada liceal será un montón de plata ambulante y más aún el universitario... ¡Es lo que el país necesita (bueno y que los que nunca terminan de estudiar sigan siendo nuestra mano de obra barata)!
-Obvio Doña Pocha. Cuando la vecina va al almacén y vienen cinco menores y masacran a toda la clientela para robarse cincuenta pesos que hay en la caja para un chasqui y entonces la vecina llega a la escena del crimen, patinándose en la sangre y las vísceras y se da cuenta que no va a poder jugar al cinco de oro porque están todos muertos y dice: “la culpa de que la sociedad esté así es por causa de la educación”, tiene razón. Primero que nada, porque la educación es responsabilidad sólo de los docentes y no tiene nada que ver con los padres, los medios de comunicación ni la misma vecina que pasa tratando a todo el mundo como el culo, chusmeteando y prejuzgando a todos y fueron esos docentes los que no le enseñaron cincuenta pesos a los jóvenes que tuvieron que robar para obtenerlos, ni les inculcaron que había que gastarlos en... “¡Mc donalds! ¡Para darte el gusto siempre, ahora con la cajita feliz de Hello Christi!” y no en drogas (ilegales). A su vez, la inseguridad sí que es culpa de los docentes... todos los crimenes y robos son su culpa, directamente, incluso la gente a la que lastiman y matan...
-¿Sí? ¿Cómo?
-Los docentes, en sus horas libres, tienen que dejarse de hacer reclamitos al gobierno que los amparó y les dio todo y tienen que ir corriendo a las escenas de crímenes violentos (sobre todo) o ya estar esperando ahí y cuando ven que viene el joven a matar para robarse cien pesos para pasta base decirle: “¡No pibe, mirá no delincas! ¿Qué te parece si mejor hacemos un par de trabajos de geografía?” o “no mates a tu mujer... ¡Mirá! Acá tengo unos poemas de Delmira Agustini que están buenísimos! y para esto es muy importante que aplique las Tics y le haga trabajos interesantes y que no lo hagan pensar mucho ni nada, lo más rápido y parecido al Facebook o Twitter posible... ¿Sacá? Es evidente que la falta de preocupación y compromiso en este sentido son lo que hace que los docentes no puedan captar a ese gran sector de la sociedad que delinque y no la falta de medios, apoyo o sueldo digno. Además, de esta manera, la policía estaría más libre y podría dedicarse a su real cometido en la sociedad: operativos de seguridad en el estadio.
-¡Pa bo! ¡Qué salado! ¡Me re iluminaste y me canataste la posta bo nieri! ¡Voy a etiquetarle todas tus publicaciones a mis amigos en fb!
-De nada Doña Pocha. Mi vocación mesiánica me obliga a ser tan genial. Muchas gracias por la invitación y aprovecho a decirle al público que no se olvide darle “me gusta” en FB a mi página “fotos de víctimas del cine snuff en los balcanes”, que es una de las principales fuentes de ingresos en dicha región.
- Bueno, va pa ahí. Mañana: los chorros: ¿Esta bien que hagan huelga hasta que no les reconozcan sus aportes al B.P.S?

Camiòn bonus:

Oda a Edward Snowden

Vivir en un avión no es tan malo,
cuando sabés que abajo
siempre estás vigilado
(Aunque volando, aún te siga el ojo),
Judío Errante de este Gran Hermano.

PROYECTO DE LEY DE LEGALIZACIÓN DE LA PASTA BASE




Cómo sabrán los fanáticos seguidores de este humilde y exitoso blog (con más vistas que las páginas de One direction, Justin Bieber y La Tigresa Del Oriente), siempre que el mismo tiene un período de aridez y no se postea nada por meses y meses... ¿Quién viene a salvarle el pato a estos ignorantes y comunistas de Piñazo e Frente? Nada más y nada menos que Yo, doña Pocha, que con mis consejos útiles para el hogar, alivi ano el trabajo no remunerado de las amas de casa esclavizadas a un falo golpeador con billetera.
Así es, en este caso (dado que ya nadie sigue el blog (ni este ni ninguno) y la internet entera es un conglomerado de estúpidos que pasaN eN el Facebook y miran pornografía), podemos con total impunidad decir cualquier disparate sin que nadie se ofenda ni nos manden a investigar por la policía por terroristas. Bomba bomba bomba corán. Es por eso que hoy, el consejo en particular es para una de las amas de casa más queridas de todo el Urugay: Popo Mujica Topolanski, aunque otras amas de casa que lean el bló y que tengan el mismo problema que el Popo podrán aplicarlo en sus casas alquiladas a docemil pesos por mes con un sueldo de catorcemil.
Cuando ud. tenga una sociedad en crisis y decadencia, un estado nación ficticio y decadente desde su fundación y que luego, se agarra un cáncer neoliberal que lo introduce en la primera liga del mundo y encima después, se le complica más, porque dentro de esa sociedad neoliberal ud. hizo creer la mitología del socialismo (y que ud. la representa) a una horda de lúmpenes retardados con el cerebro lavado por la izquierda y conchetos neofrenteamplistas, enfrentados en guerra civil con un montón de lúmpenes retardados entrenados por la derecha y conchetos neofascistas; no se preocupe: la historia nos da la solución. ¿Cómo se ha vuelto a ordenar la casa en períodos económicos de crisis, cómo se ha hecho olvidar y confundir la historia a la población para lograr votos tanto desde la derecha como desde la izquierda y se ha hecho olvidar impunemente la resolución por parte de la Justicia de crímenes atroces, además de violar todo tipo de derechos ante la pasiva mirada del pueblo, que mira el futbol mientras la policía corre a los limpiavidrios de las esquinas como si fuera dictadura y estos fueran subversivos en potencia?
Acá nos llega un mail de Victoria Rodríguez de Carrasco que dice: Hola Doña Pocha, para lo que se está planteando hay varias alternativas y casi todas necesitan de los medios de comunicación para manejar fácilmente la mente de la gente que después se preocupa de distraerse sola repitiendo estupideces por facebook pero la más efectiva, es (como dijo ud., recordando la historia), dándole opio religioso con sabor pan y circo al populacho, para que además los intelectuales teoricen sobre él y tampoco puedan ser contra.
¡Muy bien Victoria! Te has hecho acreedora a un programa de televisión en canal doce, que tendrás que pagar haciéndole un pete a toda la producción nada más.
Antes de la pausa, saludo a Kraken. Buenas tardes Kraken ¿Cómo estás (no me importa)? ¿Cuál es la pregunta para la audiencia hoy? Ahora haganse los que escuchan otra voz porque no nos dio la plata para contratar una locutora ¿Ta? ¡Hola doña Pocha! La pregunta de hoy para que voten por el 1777 Telechat por el sí y 911 por el no, es: ¿Crees que legalizando la marihuana el Popo Mujica Topolanski ya logró dejar al país entero en camino a volverse un paraíso de zombies, no sólo dependientes del fútbol, el capitalismo, el carnaval y la política, si no que ahora en vez de consumir drogas con criterio y de forma beneficiosa para su salud física y mental, como con todo lo fomentado por el estado, el mismo pueblo va a generar un agujero negro en el que caerá perdido para siempre cualquier atisbo de inteligencia o resistencia ante el atroz estado de las cosas? También se pueden comunicar enviándonos un mail a reformaseducativas@anep.edu.uy o via twitter @comisionpatrioticadelsauce.twitter o también dejándonos un mensaje en nuestro facebook: stalin vive_ saká?
Bueno, ahora dejen de imaginarse la voz de Kraken, que voy a hablar como si fuese Doña Pocha again. Abriendo la palabra a nuestro panel: ¿Qué opina el turco Binladen? Ahora también piensen que es la voz del panelista citado. Bueno Doña Pocha, yo pienso que en realidad la gente por más que fume porro todo el día no va a estar tan alienada como para no darse cuenta de que no se solucionaron los detalles más importantes y que quedaron más minimizados en todo esto, como es el tema de que la marihuana se legalizó básicamente para luchar con el narcotráfico y además para que la gente no fumara pasta base, porque para estos asnos minimalistas sin la más mínima capacidad de lógica o sentido común, como viejos ignorantes de bar, piensan que el porro es lo mismo que la pasta base y que además la pasta base es la causante de la inseguridad, de la misma forma que piensan que legalizando el porro van a poder con los cárteles internacionales de drogas, que es la empresa de atrás de todas las multinacionales con las que están tranzando y vendiéndoles el país de a poquito (incluyendo el almacén que le pasaron ahora al Francisco Primero este)... Así que ahora, lo que está proponiéndose en el parlamento es legalizar la pasta base, para que los pasteros no tengan que robar para conseguirla, que era lo más lógico desde el primer momento, si la inseguridad se provocaba por la pasta base. El parlamento la va a aprobar hoy a las siete y a hacer un show en El Molino de Pérez, a la misma hora que está planeada la manifestación en contra de la monopolización y transgenización de la marihuana por el estado y la persecución nazi de todos los que planten y no voten al Frente o vayan al estadio nuevo de Peñarol.
Ahora soy Doña Pocha de vuelta ¿Ta? ¡Nos quedamos sin tiempo! ¿Cuál es el resultado de la votación Kraken? Ahora soy Kraken: Victoria, muy despareja la votación, que inteligente y cuestionadora nuestra gente y que útil la democracia... 99 por ciento vota que está de acuerdo con que a partir de hoy, como todo está resuelto gracias a la nueva ley del gobierno, sólo nos dediquemos a ver programas argentinos de chusmeríos entre trolas y morboseadas de crímenes reales y un uno por ciento vota que no le gusta Notevagustar. Ahora soy Doña Pocha de vuelta ¿Eh? ¡Pero qué chupapija ese uno por ciento! ¿Eh? Lamentablemente por un pequeño número de personas intolerantes y no comprometidas es que el país no avanza. Para mí que hay que matarlos a todos. Nos despedimos y ya les dejo el adelanto del tema de mañana: Chasqui de cincuenta pesos: ¿Hay que fumárselo de una o te sirve pa llenar dos escopetas? Nos vemos... ¡No se olviden de comprar los productos que promocionamos!

jueves, 4 de julio de 2013

Jarry Pote (una historia realista)

Fernandito Ledesma Pedylla, el niño que años después fuera conocido como el gran mago Jarry Pote -pese a la lucha que mantuvo en contra esto su abuela de quien ya hablaremos- tenía una característica que lo hacía único y especial entre todos los demás niños; a saber: 1 -Era el nieto de Sandra Markovich Clavijo de Wiston, mujer con una vida trágica y aún recuperándose del dolor de que uno de sus hijos (el tío de Fernandito Ledesma Pedylla), en vez de recorrer el camino del Señor -como su familia, sus educadores del colegio privado y otros amigos y allegados, se habían procurado por medio del sacrificio y la entrega en pos de su bienestar que él hiciera-, siendo abogado, médico o diseñador web, erró el camino convirtiéndose en... ¡Me estremezco al tener que escribirlo! Lo diré aunque el rubor empañe mis mejillas: el hijo de Sandra Markovich Clavijo de Wiston (y tío de Fernandito Ledesma Pedylla) se hizo mago. Sí, de esos que animan fiestitas de cumpleaños y otros eventos, como el mago Ariel Jr. (hijo del mago Ariel sin Jr.) -Cerca de los ocho años, viendo que año tras año escolar, las maestras fueran quien fuesen y desde el jardín de cuatro años, eran siempre unas viejas o muy jóvenes chotas, frígidas y reprimidas pero a la vez emputecidas histéricamente, que hablaban como si fueran idiotas y trataban a los niños como si fueran idiotas, siendo a su vez asequible para ciertos niños con un mínimo de inteligencia, que de hecho ellas, eran bastante idiotas (e incluso a veces más que algunos niños a los que ellas trataban de idiotas); dedujo que todas las maestras eran la misma. Sí, un único ser con poderes mágicos del tipo de los que tiene Papá Noel, que por medio de técnicas no asequibles a los seres humanos comunes, año a año cambiaba de apariencia humana ante los ojos de niños y padres (su apariencia real era la de un monstruo gelatinoso y tentacular) y aparte de esto, se las ingeniaba para estar en varias clases al mismo tiempo, cambiando su aspecto físico de una a otra clase para que todos pensaran que era la maestra del otro salón. ¿Cómo hacía esto? Recordarán nuestros lectores, que en un momento de la clase, la maestra siempre se va a hacer pichí, buscar un material didáctico, salir a atender el teléfono o ir a chusmear con la maestra de al lado (que no es tal, si no ella misma), momento que por lo general demora bastante y el cual aprovecha para cambiar su apariencia externa, tomar una máquina del tiempo de C.U.C.T.S.A. y aparecer al principio de la clase de al lado, mientras a su vez, como ya había estado en nuestra clase, también estaba ahí pero sin cruzarse con si misma en este múltiple viaje en el tiempo, ya que si no se generaría una paradoja espacio temporal y el universo se destruiría. (También tenía la teoría de que La Maestra tenía la posibilidad de estar en varios lugares al mismo tiempo como Dios pero no lo convencía del todo). (No elaboró teorías similares al respecto de la directora, secretaria o limpiadores).(Esto explicaba definitivamente por qué en una escuela con 10 o 12 maestras la que cuida el recreo siempre es la misma pelotuda, porque claro: en realidad todas las maestras son una sola). 3) Cerca de los seis años, sin explicación o motivación previa (al menos a nivel conciente), como en una iluminación se dio cuenta que todos, TODOS menos él, eran extraterrestres. Lo que más le dolía de tal hecho, era que hasta su abuela, que era el ser que más quería en el mundo, fuera en realidad un extraterrestre disfrazado y que bajo la bonachona sonrisa llena de cirugías y de cosméticos de ese amado ser humano, en realidad se escondiera un malvado extraterrestre que lo estaba engañando (como todo el resto de la humanidad), con fines malvados, que aún no tenía claro si era conquistar la tierra o comérselo, aunque se decantaba más por esta última, ya que conquistar la tierra sería muy fácil siendo él el único verdadero humano. Después de empezar a acusar a todos sus compañeritos de ser extraterrestres al tener querellas de juegos con ellos y golpearlos y tirarles agua, jugolín, pichí y otros elementos para que delataran su constitución de extraterrestres y ver que estos seguían igual que siempre, pasó un traumático período depresivo, pensando que si sus compañeritos extraterrestres al ser atacados y rebelar su constitución extraterrestre seguían siendo niños comunes y corrientes como él, había una gran posibilidad de que él también fuera un extraterrestre; o peor aún: cabía la posibilidad de que si alguien le tiraba jugolín en la cara, él se convirtiera en un ser gelatinoso y tentacular y así se descubriese que el era él único extraterrestre malvado en la tierra que no se daba cuenta de ello. -A instancias de su abuela, ni bien comenzó a leer, La Santa Biblia fue su libro de cabecera. Fernandito Ledesma Pedylla, leyó con fruición ese disparatado libro de chistes noche tras noche, no teniendo el más mínimo asomo de duda con respecto a la existencia de Dios y de todas las cosas graciosas que se contaban sobre él y otras cosas en La Biblia, no tanto por ese tan difundido concepto de que la idea de un dios único y universal sea connatural a la especie humana, sino porque como todo niño razonable, Fernandito Ledesma Pedylla sabía que ningún adulto -con lo ocupados que siempre estaban- estaría tan al pedo o sería tan idiota de escribir que Dios creó La Tierra y todo lo demás si no fuera verdad o no tuvieran una total certeza al respecto. ¿Qué necesidad de mentir sobre algo tan insignificante? Que no es lo mismo que mentir que el gato tiró el jarrón cuando en verdad fuiste vos porque así, zafás de la paliza. Llegado un punto, al ver que Dios era tan misterioso que estaba siempre mirando, vigilando, interviniendo, castigando y rompiéndole las bolas al ser humano sin nunca mostrarse y expresando las cosas que quería por las claras, decidió que ya que estaba, le dejaba un dibujo de regalo, porque aparte le obsequiaba siempre dibujos de escenas de La Biblia a sus familiares y capaz que Dios se ponía celoso y lo volvía una estatua de sal, un monstruo gelatinoso y tentacular o algo así. Fernandito Ledesma Pedylla, comenzó entonces a dejar cada noche un dibujo de obsequio para Dios, que ponía apoyado en el piso y parado contra la pared de enfrente de su cama, cosa de despertarse y ver si El Omnipotente se lo había llevado o no. Su abuela, para no romperle la ilusión se encargó entonces de retirar el dibujo noche tras noche, generándose un estado de estrés que varias veces le hizo equivocarse y dejarle regalos de navidad al lado del dibujo o ponerle una esquela que decía “¿Dónde está el agua y el pasto para los camellos”, cosas que Fernandito Ledesma Pedylla entendía perfectamente que eran parte del ánimo chocarrero de Dios, como cuando casi liquidó la población del mundo para obligar a Noé y su familia a cometer cualquier tipo de incesto y después los bardeó mal por eso. D) Sabiendo, que Dios mismo estaba para la joda, no le extrañó para nada, que ya en el Liceo, sus profesores y profesoras, jugaran a enseñarle cualquier disparate, haciéndose que ellos creían que esos disparates eran verdad y tomándoles pruebas en las que los alumnos tenían que responder esos disparates, también como si fueran reales, aunque Fernandito Ledesma Pedylla sabía que nadie se creía pelotudeces tan grandes como: 1) El ser humano fue una evolución a partir de ciertos primates. ¿Si somos más evolucionados que un mono porque no tenemos pulgares oponibles también en las patas y tenemos que organizar ciudades, trabajos y todo eso para sobrevivir, cosa que ningún animal necesita? 2) La tierra es redonda y nadie se cae de ella por la fuerza de gravedad, la cual descubrió un tipo porque se le cayó una manzana en la cabeza. 3) Los escritores en vez de decir lo que quieren decir directamente, necesitan de un profesor de literatura que desentrañe lo que en realidad quiere decir lo que ya dice el texto, como si el autor quisiera decir otra cosa más allá de lo que escribió y el escritor no supiera como decirlo y el lector no lo pudiera entender sin lo que dice el profesor. 4) En Uruguay existieron indios y lo que pasa es que un puñado de blanquitos de mierda encabezados por Rivera los hicieron mierda a todos. 5) La gente es toda tan estúpida en todo el mundo que se pusieron a hacer dos guerras mundiales, tirando bombas atómicas, haciendo campos de concentración y todo eso, como si no se dieran cuenta que así iban a hacer mierda todo, etc. Muchos de sus compañeros le discutían el punto y le decían que lo que le enseñaban en el Liceo era cierto, haciéndolo dudar a veces, pero sin lugar a dudas, se reafirmó a si mismo que sus compañeros sabían que era joda y también estaban jodiendo, ya que NADIE podía creerse en serio eso de que una cosa tan grande como el pene entrara en la vagina para hacer que las mujeres quedaran embarazadas y todo eso. Él había visto el agujero de la vagina de su primita de tres años y era imposible que por ejemplo su pene (el de Fernandito Ledesma Pedylla), que medía como cinco centímetros entrara en una rayita que como mucho medía un centímetro. Mirando con atención las imágenes que su profesora de Biología Andrea Albarenga les mostraba, descubrió que era joda y que en realidad la fecundación se originaba cuando el clítoris de la mujer penetraba por el meato del pene del varón, siendo que estos eran de medidas relativamente aproximadas. La aceptación por parte de compañeros inteligentísimos de tal idiotez como que el pene penetraba la vagina, ante la tan evidente certeza de que el clítoris clitoreaba el meato, le confirmaba sin dudas que tal convencimiento era en joda. Ya presentado sobriamente por su característica distintiva, que nos muestra a Fernandito Ledesma Pedylla a su vez, como un personaje “tipo”, como conviene a toda historia realista (la nuestra lo es), pasaremos sin más a narrar la serie de acontecimientos que conforman su historia, deteniéndonos solamente para hacer descripciones de páginas y páginas acerca de cada ropa, habitación o microgesto en los rostros de los protagonistas, ya que si no nos quedamos sin lugar en el suplemento literario de “Boulevard”. Como dijimos, Fernandito Ledesma Pedylla era el nieto de su abuela. Su abuela estaba tan traumada con que el mismo no fuera un mago, que llegó a tomar las medidas más intransigentes para que su querido nietito no transitara el camino de las galeras y conejos. Era común ver que en su más tierna infancia, nuestro héroe caminara por una plaza con su abuela y al ver que las palomas atravesaran su camino, la anciana sacara un arcabuz (reliquia familiar de la casa, donde eran descendientes de Garibladi) y comenzara a masacrar a los plumíferos gritando: “¡No intenten seducir a mi nieto a hacer trucos!” o que el niño mirara un serrucho de plástico dentro de un juego infantil de carpintero en una vidriera y su abuela los llevara de nuevo a su casa a patadas en el culo gritándole: “¡No sabés limpiarte el culo y ya estás pensando en meter una atorranta adentro de una caja, cortar la caja con un serrucho y después mostrarle al público que la puta de tu asistente sigue de una sola pieza! ¡Sos igual que todos los hombres!” También, varias veces se quiso tomar a golpes de puño y armó griteríos descomunales en Mosca del Shopping Tres Cruces, cuando buscando regalos de cumpleaños para su nieto, los empleados poco prudentes e incluso pecadores con una humillante remera de “mi primer empleo” (como por ejemplo, Piero Di Lorenzi), le ofrecían juegos de magia que a los niños les gustaban mucho. Fernandito Ledesma Pedylla encontró una vez un palito en su día de picnic con los hermanos de la Comunidad Salesiana y comenzó a agitarlo en el aire, ya que algo instintivo (la mala influencia de su tío seguramente), lo impelía a ello, ya que como en todo relato realista, sabemos que el ser humano es un macaco de mierda, totalmente determinado racial, genética, sociológica o psicológicamente por todo y todo lo que hace tiene una razón “a” por lo tanto “b”, como gusta a la mentalidad cientificista-burguesona-que-se-hace-la-socialista. Sin embargo, su sexagenaria abuela, al divisarlo cometiendo tal blasfemia con el palito, castigólo gritando “¡No aprendiste nada acerca de la Simonía! ¿Para qué La Santa Biblia dice: “No serás mago ni levantarás palitos en el aire y el que así lo hiciere se condenará al hambre y la miseria y la muerte, a si mismo como a los hijos de sus hijos y aquellos de sus mayores que aún sigan vivos” Eusebio 66:69? ¡Para que vos ya andes ofreciendo espectáculos sacrílegos que induzcan a la idolatría y la veneración de falsos dioses! ¡Te voy a dar, guacho de mierda!” También ocurrió, que bajo de la tutela de su responsable abuela, Fernandito Ledesma Pedylla tuvo una seria limitación con respecto a los dibujos animados que podía mirar. El catalogo de dibujos para niños de la comunidad religiosa ya era bastante corto y desactualizado, cuando Sandra Markovich Clavijo de Wiston, la abuela de Fernandito Ledesma Pedylla, descubrió que el supuestamente inocente programa de los “Looney Toons”, era en realidad una trampa demoníaca, en la cual uno de sus personajes principales era un conejo, criatura maligna si las hay, ya que son una representación simbólica del diablo saliendo del infierno para reconquistare el mundo, al ser sacados de la galera. Lo mismo ocurrió, cuando luego de por razones similares a la antes expuesta, los programas permitidos para Fernandito Ledesma Pedylla se limitaban a sólo lo más clásico de la famosa productora “Disney” y la abuela del nieto, supervisando hitos de su filmografía, descubrió que “Fantasía” mostraba al ratón Mickey travestido como mago e incluso en “Blancanieves” u otros inmortales de la compañía, había brujas, hadas, magos y hechiceros (aparte de que muchos de los animales que eran protagonistas, hablaban como por obra del diablo y estaban íntegramente desnudos o desnudos de la cintura para abajo). Luego, al revisar en internet, la anciana constató de que muchas de las canciones de esas películas tenían mensajes subliminales de tipo satánico y también imágenes ocultas alusivas al sexo. Esa misma tarde, ante los llantos de su nieto y por el bien del mismo, Sandra Markovich Clavijo de Wiston, redecoró la infantil habitación, la cual había ostentado hasta entonces un enorme cuadro de Jesús en la cabecera de la cama, flanqueado por un poster de Mickey y otro de Minnie (los cuales le habían comprado a Fernandito Ledesma Pedylla, en un sacrílego viaje a Disney que hiciera con el colegio), empapelando las paredes con el Genésis y pidiendo inmediatamente una audiencia con el Obispo para encargarse de la Disney y su plan de conquistar las almas infantiles para el rey de las sombras. Las lecturas del niño, también fueron limitándose cada vez más hasta permitírsele casi exclusivamente La Biblia y algunos clásicos decimonónicos como Paul Bourget o Faustino Sarmiento, luego de que su abuela, desesperada porque en Mosca siempre le ofrecían juegos de magia, decidió regalarle para su cumpleaños un libro en vez de un juguete. Luego de haber oído a sus amigas del Rotary Club, hablar tanto de la alegría de sus hijos y nietos al ser regalados con los libros de Harry Potter, la anciana, al ver dicho libro, decidió que sería una excelente lectura para su nieto, ya que sus amigas nunca cometían blasfemias, ni infringían normas sociales y aparte de esto, el libro salía bastante caro, lo cual siempre es un indicador de que algo es bueno, incluso cuando sale diez o veinte veces más que algo igual o incluso mejor que sale más barato. ¡Oh, pobre mujer, aquejada y perseguida por la maldición de la magia! Cuando quiso recordar, encontró en la mesita de luz de Fernandito Ledesma Pedylla su diario íntimo, el cual revisaba periódicamente en busca de menciones hacia drogas o pensamientos sucios y encontró la siguiente anotación: “H. P. Lovecraft = Harry Potter Te hechiza con amor? Harry Potter = Mezcla genética entre una jarra y un pote? Cursos de magia de Hoggarts – Habrá similar en la O.R.T? Averiguar Consultar precios acordarse de levantar la tapa para hacer pichi” Sandra Markovich Calvijo de Winston, casi con un síncope, miró por la ventana y al divisar a Fernandito Ledesma Pedylla jugando con su primito en el jardín, escuchó una sarta de blasfemias en que los niños representaban a Harry Potter y Voldemort y se lanzaban poderes, hacían hechizos y hablaban de una tal Hermione, que de seguro debía ser una prostituta diabólica que los conducía al pecado. Fue entonces que la abuela no sólo el prohibió a Fernandito Ledesma Pedylla la lectura del maldito Harry Potter, si no que además distanció para siempre al niño de su primito, que al momento era también el único amigo que le permitía. Así transcurrió la infancia de Fernandito Ledesma Pedylla, entre palizas por ir a la fiesta de disfraces caracterizado como Harry Houdini y sermones que el obispo le daba por recomendación de su abuela. Cuando el niño había llegado a la edad en que debía empezar a definir su futura carrera, para así optar bien por la orientación de bachillerato y también para los cursos paralelos que haría en la O.R.T. (además del inglés particular, ajedrez y estudios bíblicos), su abuela se sorprendió mucho al saber que el niño quería ser musicólogo e incluso pensó en enviarlo a tomar clases de piano o incluso de órgano, para que pudiese tocar en las celebraciones de la Iglesia. Fernandito Ledesma Pedylla fue obsequiado con un gramófono (no hacía sonar el pasto ni tampoco un gramo) y una colección de discos de pasta pertenecientes a su santo y ya fallecido abuelo (Dios lo tenga en la Gloria), que el niño se encerraba a escuchar en su cuarto con fruición. Una noche, durante la cena, su abuela le preguntó que estilos o intérpretes le interesaban más y que tesis tenía planeado hacer cuando finalizara su carrera aún no comenzada, pensando en que seguramente el niño, que era muy inteligente, se decantaría por la música sacra o las obras religiosas de autores insignes como Bach o Mendelson. No obstante, con total desparpajo, el niño le contestó: “¡Voy a estudiar la obra de Carlos Gardel! ¡Qué impresionante: El Mago cada día canta mejor!” De más está decir que la utilización de equipos sonoros quedó completamente prohibida en la casa, además de que Fernandito Ledesma Pedylla fue obligado a pensar otra carrera de inmediato. Lo más irónico fue que a medida que Fernandito Ledesma Pedylla iba creciendo, quizás la prohibición de aquello que le vedaban le hizo generar a nivel inconsciente o intuitivo, un casi inevitable y perniciosos interés por la magia, que hacía rabiar a su abuela. Aunque también puede ser que Fernandito Ledesma Pedylla pensara que su abuela estaba jodiendo y que ser mago no tenía nada de malo y para seguirle el juego, la hacía rabiar. Es justamente en momentos como este en que el narrador en tercera persona y omnisciente, tiene algunos baches que promete solventar averiguando los hechos exactos ni bien le sea posible, comunicándolo a los lectores a la brevedad. Lo cierto, es que cuando la abuela de Fernandito Ledesma Pedylla, había llegado a un cierto estado de calma y falta de culpabilidad al encontrar que Mc donalds era un lugar lo suficientemente alejado de los peligros del pecado y la magia, a su nieto (Fernandito Ledesma Pedylla), no se le ocurrió nada mejor que decirle “¡Abuela! ¡Ronald es mágico!” Y poco tiempo después, como si la supuesta inocencia del niño de dieciocho años llevara en si una semilla del mal, cada vez que la nonagenaria le pedía que le alcanzara un pañuelo, aguja de coser o talonario de cheques, en vez de alcanzárselo y ya, como cualquier niño normal, como si fuera un impulso inconsciente, Fernandito Ledesma Pedylla lo rompía en cuatro y lo prendía fuego adentro de un pañuelo, le pedía a su abuela que eligiera una ceniza y después de guardarse el pañuelo en un bolsillo y sacarlo con otro color por la oreja de su abuela, adentro estaba el otro pañuelo, aguja o talonario en cuestión. La octogenaria, que ya no sabía qué hacer para aislar a su nieto de la influencia de la magia, se sintió sumamente feliz, cuando el niño le comentó que se había decidido a hacer la Licenciatura en Letras en la Universidad Católica, ya que deseaba ser un escritor reconocido mundialmente. Fernandito Ledesma Pedylla tenía excelentes calificaciones y casi no volvía a su casa en época de parciales y monografías, cuando un día, su abuela, sintiendo un extraño presentimiento, aunque ya había aflojado un poco en sus temores con respecto a la magiafilia de su nieto; entró a su cuarto y comenzó a a revisar los archivos inacabados en la computadora del mismo. Sin poder creer el poder del mal en el universo, leyó con terror dos de los trabajos finales de su nieto (los cuales un tiempo después le granjearían varios doctorados Honoris Causa): “Harry Potter: la magia y la hechicería en la literatura infantil y su vinculo con la Kaballah, la Masonería y los Iluminatti: un estudio deconstructivo acerca de las maniobras anti-lucha de clases en la sociedad posmoderna (y la Iglesia Católica)” y “Ray Bradbury: Estudio psicocrítico de la escritura de un adulto que en su infancia quería ser mago y la inválidez de la Ciencia Ficción como corriente literaria aceptada en las academias por su posmodernidad anti-intelectual orgánico (y la revolución de las masas)”. Sandra Markovich Clavijo de Wiston cayó en la cama de su propio nieto, presa de un ataque al corazón. La cincuagenaria vestía un camisón de satén rosa claro, con ribetes de puntilla color salmón que contrastaban con el tono rosado del resto de la prenda, acentuando los pliegues generados por el tejido concentrando las sombras generadas sobre el mismo por la tenue luminiscencia que le llegaba desde la pantalla del cercano monitor plasma de una de las tantas laptotp de Fernandito Ledesma Pedylla, la cual se posaba no muy lejos de allí, sobre un rac de caoba negra, cuya molicie semejaba en la semipenumbra, la de un antiguo altar de sacrificio de negro granito. Sandra Markovich Clavijo de Wiston, llevaba además del camisón por el cual se traslucía apenas su amplia ropa interior de un purísimo blanco neutro, unas pantuflas velludas de un beige similar al de los labradores que la sexagenaria sacaba a hacer sus necesidades y pasear al parque por medio de un muchacho al que le pagaba para ello, que sin embargo tenían el forro interno de un terciopelo suave cual pétalo de rosa de un tono celeste desteñido. Su cuello estaba adornado por un hilo de material resistente en el cual se habían ensartado una serie de esferas formadas por un cúmulo de moléculas de carbono con cuatro enlaces, también conocido como collar de diamantes y también con un antiguo relicario que en su interior ostentaba la foto de su difunto esposo y del otro lado la del Papa Joseph Rassinger, conocido como Benedicto XVI. Al caer sobre la cama de una plaza, que medía aproximadamente 1650 mm. Por 1000 mm y 600 mm de alto, que era de un marrón oscuro, sumamente brillante por el periódico pulido con lustramuebeles en spray de la marca “Blem”, perteneciente a la compañía multinacional “Jhonson & Jhonson”, la cual albergaba un sommier cómodo y mullido, unas pulcras y perfumadas sábanas importadas de Brasil y una colcha fina de verano de un color beige muy claro, sintió como su recogido cabello, no muy largo y teñido de un rojo opaco como convenía a una señora de su edad, caía, regándose sobre la almohada rectangular que se hallaba unos 34 grados torcida con respecto a la recta que trazaba el cabezal de la cama. Luego de sentir como sus cabellos se soltaban del moño al que los había sujetado, por medio de un aro conformado por una tira más o menos rectangular de elástico la cual se había recubierto por un corte de algún tipo de tela sintética de la misma forma geométrica, el cual se cosió alrededor de la antes citada banda elástica y luego se unió por los extremos utilizando una máquina de coser industrial, generando así la forma de “gomita para el pelo”, comenzó a sentir un profundo dolor en el medio del pecho, que en el caso de esta señora en particular, estaba ubicado en la región del cuerpo de un ser humano sin deformidades, mutaciones o mutilaciones, que abarca aproximadamente unos 500 mm por 700 mm, por debajo de la cabeza, entremedio de los dos brazos que por lo general penden a los lados de él, sujetos de los hombros, un poco más arriba que éste y a su vez, se encuentra unos centímetros arriba del vientre, debajo del cual un puede apreciar en orden descendente la cavidad pélvica y las extremidades inferiores, que son dos y por lo general del mismo largo, conformadas por diversos músculos y tendones, sistema de irrigación venoso y arterial y están sólidamente asentadas en un par de pies, los cuales cuentan con cinco dedos sin pulgar oponible, coronados por uñas, las cuales están formadas por pequeñas láminas de queratina, no así como los huesos, que constan de tejido óseo y no sólo se encuentran en el pie, si no en la pierna de la que hablábamos al principio de esta oración, en alusión a la ubicación del pecho, siendo los huesos en dicha parte anatómica no más que la tibia y el peroné, no obstante lo cual, otras partes del cuerpo (por ejemplo, el pecho del que hablábamos al principio), tienen unos cuantos huesos más. Los huesos, como la tibia y el peroné, tienen una oquedad en su centro en la cual se encuentra un tejido medular y adiposo, que al ser ingerido se denomina “caracú”, aunque vale a aclarar que el “caracú” de Sandra Markovich Clavijo de Wiston (la abuela de Fernandito Ledesma Pedylla, que se cayó en la cama presa de un infarto hace una líneas atrás), al no ser comido, seguiría siendo denominado por quien se refiriera al mismo como “médula” y no como “caracú”, ya que si bien podría alguien comérselo, no es de las costumbres más comunes o por lo menos socialmente aceptadas en comunidades occidentalizadas, judeocristianas y con un sistema económico capitalista y una forma de gobierno democrática y por lo general, incluso, puede ser considerada un crimen e incluso una desviación o tabú, que por lo general se conoce como “canibalismo”. Las piernas de la anciana quedaron un poco inclinadas hacia arriba y al caer, generaron un susurro lúgubre en la tela del acolchado de la cama y eso se generó porque el medio fue alterado generándose ondas de sonido, seguro que por el movimiento brusco de la pierna de la señora, primero en el aire y después sobre la superficie del acolchado. Tanto el aire como el acolchado estaban formados por átomos, los cuales tenían un núcleo formado por neutrones y protones, alrededor del cual orbitan electrones y que en algún momento de la historia de la física, se creyó que eran los corpúsculos subatómicos más pequeños de la creación, aunque luego, la física cuántica garantizara por medio de ecuaciones irreprochables (aunque no todas comprobadas empíricamente), que dentro a su vez, los corpúsculos subatómicos están constituidos por qartz, dentro de los cuales se generan una cantidad de movimientos impredecibles, “caóticos”, aleatorios (se le llama movimiento browniano) que niegan toda la teoría de la física mecánica y del orden y regularidad de los fenómenos físicos, ya que aparte de tener órbitas impredecibles, Incluso los qartz pueden estar en varios lugares al mismo tiempo y sin embargo, este caos a nivel tan ínfimo, es lo que en un nivel macro, genera justamente el orden antes considerado como inicio de toda explicación física. Dentro de estos átomos como dicen algunos especuladores de la teoría cuántica, dentro de la insignificante filigrana de las cositas aún más pequeñas que los qartz, pueden estar en pequeñísimos planos, una cantidad de cosmos llenos de personas, animales, civilizaciones y etc, etc, etc. de la misma manera que nuestro cosmos, en otro plano es solamente una ínfima parte de unos corpusculitos sólo conjeturables en dichos planos en que todo nuestro universo no es más grande que un átomo (esta es una teoría bastante negada, no como la de los múltiples universos, sin embargo su verificación será constatada en el año 2042, cuando la teoría de cuerdas determine que aparte de las doce dimensiones conjeturadas hay muchas más de ellas, la mayoría determinadas por estructuras fractales y que de esta manera estos hechos que aún son incomprensibles para nuestro pensamiento son explicables por la existencia de muchas más cuerdas fundamentales y dimensiones de las que nosotros consideramos hasta el momento). Justamente, en uno de los átomos que había movídose por la caída de Sandra Markovich Clavijo de Wiston (abuela de Fernandito Ledesma Pedylla), dentro de uno de esos macrocosmos microscópicos en un corpúsculo subatómico más chiquitito que un qartz, había un sistema solar de un sólo un planeta de un radio aproximado de unos -13456776756666666666666688947584362 micronanomicras de radio, cuya composición era básicamente de un gas noble similar al Xenón y algunas conformaciones líquidas que daban a los seres vivos del planeta las mismas utilidades que el agua en el nuestro. En una de las localidades más alejadas del centro de dicho planeta, instalado en un volcán de musgo verde iridiscente, donde se concentraba el poder político, administrativo y sacerdotal , basado en una sociedad organizada jerárquicamente por la cantidad de penes con que nacían los especímenes de la raza fgorhgytuoirscong (que era la dominante en el planeta) y leyes basadas más que nada en respetar ciertos tabúes relacionados a la ingesta de frituras y otros que apuntaban a la domesticación y producción ganadera de seres similares a dinosaurios de la era jurásica, había una pequeña casa instalada en algo similar a la madriguera de un topo que midiera unos 20 kilómetros nuestros. Dicha casa estaba conformada por una serie de troncos de una conífera perenne de un color violeta oscuro, casi negro, los cuales se habían dispuesto en forma de círculo y coronada con un techo conformado por una sola pieza de marfil del diente de un animal autóctono, llamado hiplogarto, que era una especie de mamífero marino volador, que se acostumbraba cazar en las costas suborientales del único continente de dicho planeta. La casa, bastante modesta, tenía una sola puerta principal, adornada con guirnaldas de calzontio (alga gigante que crecía en el hábitat del hiplogarto, de un color rojo punzante, que se consideraba de buen augurio en los hogares) y su hoja estaba constituida por varias láminas de un árbol semi fungoso de extraña composición química y gran dureza y resistencia, llamado asfggortofiojhno. En dicha casa, la familia enfrentaba el caos de tener una hija embarazada por un padre no conocido, la cual debió ocultar la gestación de su crío por los cuarenta y ochomil meses (equivalentes a un nanosegundo de nuestro tiempo) que la misma duró, para luego constatar que si bien habían podido salvarla del empalamiento en ramitas de anacahuita por la quinta oreja por tener un hijo sin las ceremonias de himeneo acostumbradas en su cultura, por más que dijeran que el recién nacido era su hermano y no su hijo, no sabían cómo explicar ante las autoridades que el mismo fuera un híbrido con la raza Saddehythgijtrf, enemiga mortal de la civilización y que presentaban una apariencia física asaz similar a la de un camello mezclado con vaca y geranios en la cabeza. Luego de deliberar durante varias horas, decidieron ir a sacrificar al recién nacido dentro de un volcán de ácido bórico que quedaba cerca de su casa, lo cual, la madre del híbrido (una joven de bellas y largas piernas arácnidas, con una decena de hermosos ojos púrpura y una boca vertical grande y pulposa, que se vestía con un pobre, pero pulcro y bello vestido de pieles de Gargartinuokgho, pájaro mamífero de aspecto similar al cocodrilo, sin alas y que volaba gracias a la expulsión de gases por su ano) insistió en hacer sola, para cargar con el peso de su falta y no sacrificar a su familia por el pecado cometido. No obstante ello, la chica no volvió más y tanto su familia, como su pueblo la dio por muerta, devorada por hestegosaurisopapo silvestres en los bosques de titanio adyacentes al poblado. De todas maneras, años después, la propia familia de la chica, perteneciente al clan de los Fergutyhionbcuhjmnumi, fue arrasada por la invasión de una tribu de nuevos seres híbridos, progenie de la chica escapada con su híbrido hijo, que terminaron conquistando la capital y cambiando el orden mundial vigente hasta ese entonces, por un patriarcado exclusivamente agrícola, basado también en la utilización de gases nobles como forma de combustible. Todas las pequeñas pelotitas más pequeñas que un qartz que estaban alrededor (o incluso dentro del planeta antes mencionado), así como en las dimensiones paralelas que abarcaban el pequeño espacio donde se mueven nuestros protagonistas, tenían a su vez sagas y problemas históricos, que seguiremos relatando en las próximas seiscientos veinticuatro mil entregas de este relato realista, para luego continuar la trágica relación de hechos que atañen a la historia de Fernandito Ledesma Pedylla y su entrañable abuela, en lucha incansable contra la conversión en mago de su nieto.

domingo, 5 de mayo de 2013

Selección literaria inedita de Piero Di Lorenzi y J. "Pollito" Manco


Como Vd. sabrá (porque entra todos los días a piñazoefrente ni bien se levanta), el blog está inactivo desde Febrero, lo cual no significa que los mongólicos de Piero di Lorenzi y Jorge "Polito" Manco hayan dejado de crear magníficas y paupérrimas obras liteararias, inéditas hasta hoy, a causa de la sordera y ceguera de las editoriales y de  Yakira. aquí van algunas de ellas, casi todas ya editadas por piñazoefrente. SebaSTIÁN mARTÍNEZ, se encuentra internado en la colonia covisa, por lo cual no sabemos de él hasta la fecha aunque hay runores de que hizo este ost y que es guey. puede seer, sin embargo, que e post lo esté haciendo billgay, luego de hackearle la cuenta y ususrpar su personality.





Abanderado de los treinta y tres orientales

Ahora soy un empresario próspero de MTV
y tengo un buen sueldo y un buen puesto.
Hay celeste regalame un La.

7241: Soy Gabriela seria
bonita, buenas piernas,
buena cola, solo SEXO y
CELU.

8422: Soy Mariana mi novio está enfermo
sólo me mira las tetas pero no me toca
estoy desesperada.

Bombas de plástico que realizan heliocentrismo
y que el cantar de la bayoneta relizará en motociclo
lo que si sé es que
los pájaros reinarán en las tostadas del tabaco
y sus sub géneros musicales.

Sos profesor, tendrías que saberlo,
a las chicas de 12 y 13 años las raptan,
las prostituyen y cuando no les sirven
las matan y el castor que fracasó.

Piero Di Loreni y J. Manco

Vaso lleno de puchos escupidos y libélulas

Todo lo que se pueden meter en la boca,
los perros se lo meten.
Mi perrito favorito
mi canario multitudinal.

Oscuro el derroche sombrío
y su sábanas de arena occipital.
30 empanadas de aceitunas
un cincel y un alpiste cerebral.

Es como aquella serie que pasaban en canal cuatro
“Fiebre 39,7”.
Mi amor ¿dónde dejaste los cubiertos que nos regaló el feriante el otro día?
Vos sos profesor, vos tendrías que saber esas cosas.
¡Pero haceme el favor Rodolfo, no cantes temas de Sandro en el bosquecillo
luego del taller de danza árabe y la versión mandolina de dos minutos
y la salamandra al pan!

Cristo invadirá planetas.
Policía arroz hay que calentar la cebolla,
pero grindcore, el water de Ponyo,
pero a ver, o sea re out,
dejen los precios del chimichurri.

Voy a bailar con muchas hojas de teclado
final fantasy.

En Sí-Sí los precios son a la medida de tus glandes
y chicos.
Salchichas socializadas por Cacho de la Cruz.
¡Qué animales más porfiados!
La gata de Marcela es hermosa, es blanca y gris y se llama Olivia.
Todos deberían saberlo.

Piero di Lorenzi y J. Manco

La niña de Guatepeor

Quiero a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor,
no el de la niña de Guatemala;
la de Guatepeor.

3569: dora me gusta jugar
desnudita en la camita
algun juego que me deje
bien pero bien calentita...

Ella por volverlo a ver,
se compró un televisor,
él volvió sin DVD;
ella se guáter peor.

0159: soy Mirna casada y harta.
47 años muy buenas lolas
animatee. Con jalea
real Cabral 2 por día...

Ella compró para el baño,
una almohadilla de olor.
Él volvió con su mujer,
que era que el Gúalter peor.

6139: Soy Leticia, trabajo en la
policía y estoy sola
para vos, no querés que te
detenga en una camita?...

Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor.
Dicen que murió de frío;
sin una estufa Fagor.

1181: hola me llamo sofii de
tengo 19a?os y busco
chico q sea fogoso
q le guste gozar toda la noche besos donde mas les guste )

Callado al oscurecer
me llamó el rematador.
¡Nunca más voy a coger
muñecas a inflador!

J. Manco

Salven a las escuadras circulares

Aquella tarde, Jason Mc Cullough Pérez se decidió ir a la casa (o caza) de travestis. Bajó por las calles empedradas de la Avenida Fortson, a ritmo ligero, con lentes negros y una rama de anacahuita, acercándose sigilosamente hacia donde estaba el gordo entre comillas Robertson Johansson Gómez.
Sin medir las consecuencias (no tenía regla) le introdujo la rama de acacia en el oído derecho y luego, rápidamente despacio, le atravesó el cerebro y la córnea izquierda.
El gordo travesti dejaría esa esquina.
Para siempre (sincuenta pesos la hora).
No satisfecho con ello, Míster Jason Pérez siguió por la calle KLUCKerston en sentido horizontal y él caminando en vertical (ya que es muy difícil que la calle estuviera también en vertical, aunque, como lo dijo el amigo y premio emi a la música latina Albert Einstein “todo fenómeno es relativo al puto de vista del observador”, por lo cual si uno está acostado en la calle, la calle está en vertical.
  • Eso no es verdad.
  • Ta, pero no importa.)
conformando un ángulo exacto de noventa grados con la calle.
En un pequeño charco sobre la duodécima baldoza desde la tangente conformada por la rama de Citroen y la sangre del gordo Gómez, divisó el reflejo de la macabra figura de la carótida del “Manguera” Ferreira.
Sin medir refuerzos, con la empuñadura de su cuchillo “Taalmar” hecho en holanda alrededor de 1650, le atravesó la yugular y lo mató de tres disparos.
Volviendo a casa, Míster Jason se dio cuenta que ésta estaba rara, no tenía ventanas, era redonda, con unos cuadrados negros y blancos, y un orificio similar a un hoyo.
Detrás de él, desde dos árboles caían cabezas, botellas, banderas, ojos, personas, estaría soñando? No!!!!!!!, estaba jugando Uruguay. Jie jie jie.

Piero Di Lorenzi