miércoles, 21 de julio de 2010

El retorno de los brujos de Jacques Bergier y Louis Pauwels (con la participación especial de Eduardo Mateo).

Más allá de lo sugerente de su título, éste libro no tiene nada que ver con un recetario de brujerías new age o para gotiquitos-satanistas tarados, o señoras que necesitan un sustituo de religión hehgemónica.
Su autor Jaques Bergier, fue una especie de humanista del cincuecento en la Francia del S. XX, uno de los primeros en estudiar la energía atómica y la física cuántica en su país, además de estudiar todas las ciencias humanas habidas y por haber. Su co-autor, Louis Pauwels, fue un estudioso serio del esoterismo y un luchador social reconocido en su país (sí, se puede ser ambos al mismo tiempo). Del maridaje de estos dos autores, surgieron cientos (literalmente) de libros, además de una revista de divulgación científico-humanista-esotérica o todoesojunto, un poco más seria que las habituales en los sesentas y setentas, llamada planete. Sí alguien encuentra mi copia de "Guerra debajo de los mares" de los autores, que me avise, me la dejé en el 306 cuando venía de trabajar.



Los autores del libro completando la lista para el supermercado



Otro libro de la dupla, casi tan afamada como la dupla Pocel/Olmedo o Nancy.


Puntualmente, en el retorno de los brujos, no se plantea ninguna doctrina ni dogma, aunque en él, estén todos los temas disparadores de las obras anteriores (sobre todo de Bergier) y casi todos los que desarrollarían más adelante, tanto el dúo Bergier/Pauwels, como una gran horda de imitadores sin talento que pudrieron el campo fértil.
Estos temas disparadores, junto con datos documentados, les sirven para desarrollar una serie de hipótesis, tendientes a proclamar un cambio en el pensamiento occidental, apuntando a fenómenos tan arraigados como el cartesianismo o el concepto de "realidad" o los fundamentos del positivismo. No por casualidad, el libro fue publicado en 1960, al inicio de la década en donde se producirían críticas tan extendidas al mundo occidental, cuya más decadente manifestación fue el movimiento hippie, el cual los autores critican bastante fundamentadamente en "La rebelión de los brujos", libro que continúa a "el retorno" y que capaz que qcomento otro día. Ojo, que esa crítica apuntaba más que nada a que a los autores les jodía bastante que hubiesen hecho una especie de movimiento estupidongo y fanaticón detrás del libro, que es justamente lo que ellos critican de entrada a todo el esoterismo moderno; no creo que si veran un hippie en la calle le pegaran una pedrada.
Bueno, distanciemos el producto de las más paupérrimas mescolanzas new age que le siguieron por parte de tarados.
Lo que principalmente plantean como base de trabajo es el "realismo fantástico" o sea, la aceptación de un total desapego a todo tipo de constricción a la hora de considerar los hechos de manera "científica" (Sí usan dicha lógica, no son transaracionales,leánlos) o "racional". En otras palabras, considerar libremente ciertos planteos hasta ahora tomados de una forma groseramente limitada por las fronteras de lo admisible por norma social.
Su tésis está ampliamente explicada y documentada con ejemplos cuantiosos de cuántas veces la realidad escapa a las leyes que los seres humanos le adjudican a ésta misma. En segundo lugar, la tésis se explica y documenta con ayuda de ejemplos de todas las veces que los grandes avances de la humanidad fueron provocados por aquellos que trasgredieron las leyes de lo admisible por las sociedades científicas, gabinetes de poderosos o lo que fuese que detentara el poder y limitara el saber.
En otras palabras, este "realismo fantástico", intenta retomar por medio de la trasgresion del racionalismo chotón post-positivismo, las verdaderas bases del conocimiento científico; la negación de la obviedad de las cosas y el espíritu totalmente emancipado y crítico hacia todo.
Una de las más acentuadas vías para la aplicación de éste método de trabajo, es una mentalidad emanciapda de los valores occidentales de la ilustración y la falacia del progreso histórico, tomando una vía de pensamiento que una el razonamiento mítico, simbólico y "primitivo", con la proyección de un conocimiento de la técnica y la naturaleza, lo cual ellos atribuyen a la forma de pensar del "hombre del futuro"(vaya soñadores).
Desarrollada y explicada esta metodología, se largan a analizar diversos fenómenos, de una manera profunda, arborescente y a veces difícil de seguir. Entre estos variados temas -en forma desmitificadora y no peyorativa- rescatan el conocimiento yacente debajo de lo más manoseado por charlatanes de toda laya (léase todas las huevadas que pasan en el canal infinito), como la alquimia, la existencia de sociedades secretas y no me acuerdo qué más. Así, finalmente afirman que debajo de estas manifestaciones rechazadas por la norma social, existe una profunda tradición de conocimeinto "cifrado", "para iniciados" o como Ud. quiera llamarle. En este sentido, los conocimientos a los que se alude son sobre todo acerca de técnica (técnica en su sentido etimológico, desde caminar erguido hasta agarrar un lápiz hacer un viaje interplanetario).





Distintas tapitas el librito.


De ésta manera, en el último capítulo detallan cuales son según sus investigaciones, las capacidades humanas que estos prejuicios ante cierrtas fuentes de conocimiento y pensamiento nos está haciendo perder. Y resalto, que esta parte no es especualtiva, si no docuemetada tanto de forma científica, como por medio de relatos artísticos, mitos y no sé que más, adelantándose bastante al método del sociólogo francés Edgard Morín, tan aclamado y puesto de moda en los tardíos noventas. Es interesante en esta sección, ver el rescate que los autores hacen de personalidades casi olvidadas en el S. XX, como Boscovich, Edgard Cayce o el matemático Cantor y algunas anécdotas suyas, no llegando a avivarse de la existecia de Lupascu, lamentablemente.
El libro se cierra planteando la interrogante, de si en realidad todo lo que el mito y el esoterismo antiguo plantea como algo "fantástico", para el gris hombre occidental actual, no será algo al alcance de cada uno, sin muchas más herramientas que la mente emancipada.
Como muchos han criticado, el libro es confuso y difícil de leer, si uno está acostumbrado a los manuales de editorial técnica. Es verdad, sin embargo, todas las disgresiones y ejemplos apuntan a un fin y el esfuerzo mental, en este caso sirve para que una vez entendido se entienda en serio, lo cual es una técnica digna de tener en cuenta, ya que ninguno de los dos autores carece de pericia para la expresión clara, cuando otras de sus obras lo han ameritado. No conozco en la actualidad, a nadie que lo haya leído entero, exceptuando a algunos que lo hicieron y no lo entendieron. Es necesario antes de leerlo, tener la idea de que no se puede leer desde el prejuicio, ni tampoco desde la necesidad de "encasillar" lo leído; esto tendría que venir como adevertencia en la tapa del libro. Éste, es muy difícil y profundo, pero a la vez tiene todo para caer en la admiración hippie más boluda, como en la fácil crítica de los taraditos de humanidades, de pensar que es la revista "Predicciones" sin leerlo críticamente entero antes.
Estoy de acuerdo también, con que sobre todo la última parte (que es dónde los autores se ponene proyectivos y dicen mcuho disparate, demostrando una ingenuidad en la esperanza de una cierta transformación positiva del humano , de llegada inminente en esos años), pero... yo prefiero a éstos disparatados que plantean hipótesis disparatadas y no a los que con argumentos supuestamente lógicos reglan nuestras vidas con disparates tan grandes como un trabajo devastador por un sueldo más bajo que lo que sale pagar un alquiler; por ejemplo.
Su axioma del estado de "supervigilia", que es una proyección un poco más equilibrada -quizás- de los mismos principios que el concepto de "super-realidad" de los surrealistas, avisa claramente, que hay que pensar todo fuera de todo prejuicio, de toda obviedad, uniendo el pensamiento racional al irracional y el cerebro con el corazón; y dicho axioma me parece sumamente válido hasta hoy en día, pese a toda el agua que haya corrido bajo el puente aéreo.
Uno de los primeros críticos uruguayos de éste libro de los que tengo noticias fue Eduardo Mateo, el músico. En el libro "Mateo: como un señor del tiempo", Héctor Bardanca está -se ve que- preguntándole demasiadas cosas que aluden a un lugar común, un sentido común y Mateo un poco no lo entiende y otro poco se hace el vivo, cuestiona e interroga los resupuestos de Bardanca. Pasa algo que más o menos viene así:
"Mateo: -... Lo que pasa es que se produce una mutación de las cosas. Quizás sea difícil de entender, ¿Viste?, por la fuerza que tienen las tradiciones. Alguien dijo creo que Pauwels... que habla de las tradiciones y hace una llamada por allá abajo, que dice que la tradición es lo que la generación vieja dejó siempre por conveniencia... por tradición -y es fuerte ¿no?-, se dejó sentado en algún lugar; que está al revés, ¿viste? ...se piensa que lo que más vale, existe por una falta de capacidad. Si no existiera esa capacidad,no pasaría todo lo que pasa ¡Es el orden de los sentidos loco!"


Con esto me despido, no sin amenazarlos de próximamente comentar el libro "Los libros condenados" también de Jacques Bergier. Acá les dejo en descarga directa, el retorno y la rebelión de los brujos. el segundo, profundiza en la tésisi de que lso que tuvieron el verdadero conocimiento fueron rajando de una civiñización perdida a otra y pueden estar en el almacén de la esquina de su casa. Aunque puede ser que yo les esté mintiendo. Rescátense.




http://www.mediafire.com/?jttzhamyyzf






alt=""id="BLOGGER_PHOTO_ID_5496565240644685298" />

2 comentarios:

  1. Hola, se puede leer mas acerca de libro La Rebelion de los Brujos, y de la coleccion en Coleccion otros mundos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información. cuantas bizarreadas he leído en esa colección... ¡Oh perdón! Temas interesantes, digo...

    ResponderEliminar