martes, 29 de junio de 2010

EL VIAJE HACIA EL BAR CAPÍTULO IX -FINAL



IX
LLEGADA AL PUEBLO DE SAN CAVERNET


Como nuestros queridos lectores imaginarán, todo en la vida tiene un comienzo, un desarrollo y un desenlace y estos tres momentos (tanto en la vida real, como en las historias más o menos ficticias) no pueden ser alterados en su orden, ni tampoco puede faltar ninguno de ellos, sin el peligro de que la historia pierda su “sal”, más allá de que el comienzo y los primeros capítulos de este cuento no cuadre con la narrativa tradicional y carezca de algunas de sus técnicas canónicas como presentación de los personajes, ubicaciones exactas y situaciones verosímiles, entre otras. Como sabéis, la nuestra es una historia de dos pícaros con suerte, que un día, en busca de aventuras, abandonaron su pueblo natal y partieron casi con nada (premisa de lógica dudosa), a un largo, difícil e incluso peligroso viaje. Muchas veces en su trayecto, tanto por haceros reír, como por los caracteres atolondrados de los mismos mozalbetes, vivieron tragos duros, que sin embargo -gracias a su propia astucia, como a la protección que Dios le brinda a todos aquellos inocentes, que si obran erradamente lo hacen sin maldad- ; lograron sortear sanos y salvos físicamente. A los sumo (para aprender a ser precavidos y astutos), corrieron algún que otro susto, fueron atacados por ancianos furibundos, vagaron a la deriva sin saber dónde estaban, no pudieron dormir, se murieron de hambre sed y abstinencia, los persiguieron animales salvajes, fueron humillados y golpeados en una taberna de truhanes, estafados y robados por prostitutas, riñeron entre ellos, se hicieron perseguir por el sheriff de su pueblo natal, provocaron la muerte de éste y luego tuvieron un pedido de captura que aún pende sobre sus cabezas, aunque nunca se enteraran de ello, dado que nunca pudieron volver a su pueblo.
No obstante, para que veáis que entreteniéndoos, también podéis aprender, la moraleja de esta historia, es que no hay que cejar en nuestros empeños ante el primer tropiezo, si no perseverar, como justamente no hizo uno de los mozalbetes que partió a la aventura en un principio. Sin embargo, el otro chico, Bernardo, tuvo la fuerza de voluntad suficiente para no dejar de luchar ante ningún embate y así, la vida lo recompensó, brindándole lo que éste más anhelaba en el fondo de su alma.
Ahora veréis cómo.
Bernardo llegó al pueblo de San Cavernet y lo recibió el alcalde de la ciudad, que era un hermano gemelo lejano del alcalde García. Le hicieron una fiesta de bienvenida, porque no se permitía a los forasteros salir del pueblo una vez que habían llegado allí. Entró a un bar. Estaba prohibida la venta de alcohol dentro del pueblo, porque era para importaciones. Allí todo el mundo se emborrachaba con leche.




Fin


HASTA LAS PRÓXIMAS ANDANZAS DE bERNARDO Y KIZÁS DAMIÁN!!!!!

3 comentarios:

  1. Que pirante que esta este blog, no habia entrado hasta ahora

    no tiene rss esto? EXIJO MI RSS PARA SABER CUANDO ACTUALIZAN



    un besito

    ResponderEliminar
  2. Listo!Tas agregado para recibir notificaciones por mail cuando actualicemos. Me alegro mucho que te haya gustado el blog. Que lo disfrutes y recordá que entraste por voluntad propia, ya no hay retorno...

    ResponderEliminar
  3. te vas a arrepentir nempatriarch! jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj (risa diabólica).

    ResponderEliminar