miércoles, 5 de mayo de 2010

Ellerhian: Black Metal - Página 6

Para esta página intenté un aire a Sin City. Espero sus opiniones.

18 comentarios:

  1. Lo prometido es deuda y aquí estoy. Confieso que he tenido más impresiones de las que sospechaba acerca de lo que ofrece el espacio(ya conocía parte de tu trabajo), y mucho más variadas por cierto (todo un “almacén de sensaciones”). Es verdadero piñazo, sobre todo por la parte literaria, que logró dejarme en más de una oportunidad algo inquieto. Primero, la franqueza con que se habla, la desnudez de las palabras, el dejo de ironía con que me encontré al leer. Segundo, porque me trasmitió una estética entre surrealista, apocalíptica, medio teatro del absurdo, con pizcas de violencia, rechazo y mucho sarcasmo. Letras que logran conmover, mejor aun, sacudir, cachetear, a cualquiera que las recorra. Me encontré, entonces, con otra realidad, por momentos indeseable y grosera, admito, pero nunca falsa, gratuita, superficial; todo lo contrario, se siente que se siente algo, no sé si me explico. Sentimiento de lo siniestro, así te lo resumo. Siniestro por esa sensación de ansiedad, perplejidad y desequilibrio que logra, toda una verdadera estética. En cuanto a tu trabajo, sabes lo que pienso, pero te lo digo igual: profundidad, riqueza, misterio y sobre todo talento. Lo único que me atrevería a decirte, y creo habértelo dicho ya, es lo de los globos de texto. Te admiro como artista y también como persona. Un abrazo grande.
    P.D (La foto de niños envueltos... no había necesidad!!! Jaja, ahora no puedo dormir!)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario!La apresiación del blog y sus contenidos me parece de lo más correcta. El surrealismo nos acaricia bastante bebemos un poco de la fuente del expresionismo y su visión del mundo. Basicamente, el producto de ser muy romanticos para un mundo positivista que intenta "normalizar" con todas sus fuerzas. Pues aqui estamos para resivirlo con un buen piñazo e frente. Si somos siniestros y generamos esa sensacion, es xq es un reflejo de la parte que nos desagrada del mundo en que vivimos. No es un odio general, ni somos unos goticos traumados con las sombras y la muerte. Amamos incluso por sobremanera la belleza de las cosas, tanto,que incluso podemos amar la oculta, la que roza lo grotezco.
    Muchas gracias x los elogios a mi trabajo, aunque ultimamente estoy medio en crisis. Me siento un poco trancado. Supongo que es parte del stress de mierda que siempre me acompaña y que muchos alimentan(como la maestra de agustin q lo hizo llorar xq no le gustaba el mundial,asi q lo trató de antipatriota y todo lo q mencionamos en el articulo de Doña Pocha sobre el futbol,aunke no pense q fueran capaces de hacerlo con un niño). No me acuerdo que me habias dicho de los globos de dialogo, perdon. Si pudieras decirmelo de nuevo te lo agradeceria mucho. Estoy en un momento en que me propuse mejorar y cualquier critica constructiva es bienvenida.
    La foto de los niños envueltos la encontre en la web, sin poder dar con su autor especifico, pero no te preocupes que si lo mirás bien es un bebote de plástico cubierto de churrazcos,jaja(te lo juro,fijate).
    Un abrazo y espero seguir viendo tus trabajos. Son realmente buenos. Tengo que terminar de leer los cantos de maldoror, que me lo prestó Jorge(mi compañer de blog) y nunca se lo devolvi,jaja.

    ResponderEliminar
  3. Quizás te cause gracia, pero los globos de texto en tu trabajo son como una mosca en el plato de sopa. Siento como si fuera una cortina a descorrer para admirar el trabajo. Los encuentro duros, mecánicos; no sé, como un apéndice que era necesario agregar al final de una fiesta de líneas y formas. En cuanto a la crisis, que resulte para mejor y puedas seguir haciendo tu trabajo; te lo dice un sincero admirador (de esos que quedan embelesados con ver algo de lo no son capaces, y está bien que así sea, porque es como escuchar palabras nuevas, que revelan nuevos aspectos, y eso siempre es bueno para todos). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. pa, ahora q me lo decis puede ser.La fuente me gusta, pero capaz q el globo en si es duro si. No se como podria arreglarlo, capaz q haciendolos a mano en vez de digitales.
    y estamos a mano,xq yo no puedo pintar como vos, ojalá tuviera esa expresividad. Tengo un libro en pdf de como dibujar con trazos asi de sueltos q toy vichando.

    ResponderEliminar
  5. Que buen comentario de Juan Martín.

    terminaste alguna otra pagina Seba?

    Che no pudieron ir al toque el otro día, estuvo bueno, después te cuento jaja
    Espero puedan asistir el 14 de agosto en decibelios!

    Saludos por ahi

    ResponderEliminar
  6. Si,Martín es un ex compañero de Ipa, la verdad que se pasó.
    No he hecho nada más de Ellerhian x el momento lamentablemente. Estoy haciendo unas 3 páginas para ver si salen en Vagon comics, pero he estado trancado con el dibujo y me está costando.
    La verdad,la verdad,y te voy a ser sincero, me da muuuuuucha pereza salir de noche con este frio. El 14 veo si me dan las fuerzas pa enfrentar el invierno ta?
    Es que yendo al liceo y laburando en covisa los miercoles que llego a la 1y media a casa intento no chupar tanto frio. En vacaciones me agarre bronquitis.

    ResponderEliminar
  7. Juan Martín: Sí, el seba es un puto del ojete en cuanto a su talento, la verdad que sus dibujos son una verdadera inspiración para mí. Lo que decís de ls sglobos es algo en lo que yo nunca me había fijado y que comparto plenamente. Fijate que vos ves hasta los globitos con un criterio estético y yo no, por estar más acostumbrado a lo escrito y no tanto a lo visual. ¡Lo que son las cosas che!
    En cuanto a lo que comentás de la parte "literaria", me alegro de que te haga "sentir" el sacudón y no te pase indiferente o lo proceses intelectualmente como está de moda hacer con todo, buscándole en que casillita meterlo y quedando bien con tus amiguitos seudointelectuales. Estoy de acuerdo en todo lo que percibiste, lo único que te aclaro para arruinarte la capacidad de interpretación propia, es que -be careful-, dicha postura no surge de una necesidad, ganas o gusto por realizar lo siniestro, el "mal" o como demonios quieras llamrlo, si no que -como sugirió el Seba-, tiene una raíz en ciertas estéticas de siglos pasados, en que se intentaba expresar una inconformidad hacia el mundo por medio de un lenguaje que violentara las convencioes "correctas" y agradables, que a su vez eran las que servían de apoyo a los desagradables, "malos" y siniestros que causaban el dolor humano sobre la tierra desde sus sillones de terciopelo con los pies sobre la poltrona.
    un abrazo.

    Seba: sos un puto del ojete, hiciste globitos duros por ser infantil, preferís ser un infantil en vez de ganar tres mil o cinco mil dólares y ellerhian es mío, yo te di la idea y los personajes,y yo sé lo que vos estás haciendo ¿Cuánto querés?

    ResponderEliminar
  8. "Pollito" manco: No dije que eras siniestro, ni mucho menos que por ese hecho producías cosas siniestras; simplemente hablaba de mí experiencia personal en relación a lo que había leído. Me resultó interesante tu declaración acerca de la estética que definís, sobre todo la relación entre estética y realidad, más precisamente el punto en que se persigue violentar las convenciones correctas y agradables porque son las que sirven de apoyo a los personajes verdaderamente siniestros. Es un tema que a mí me genera varias interrogantes: ¿de qué tipo son estas convenciones? ¿se trata de andar desnudo por la calle o la posibilidad de escupirle al policía en la cara; decir ofensas, maldecir o desear a la mujer ajena? Porque de eso deberíamos estar acostumbrados, hartos te diría; mejor aún, aburridos. Todas esas cosas forman parte ya del teatro del mundo en el que vivimos. Sólo caminar por ahí, ojear un diario o prender el televisor y listo. Me parece que el problema de fondo hoy es otro: es verdadero, vale decir, efectivo, el fin que me propongo realizar con lo que hago (llámese literatura, pintura o lo que fuere). Por ejemplo El Conde de Lautreamont: tuvo éxito, sí, pero en otra época donde la palabra tejía convenciones y era depositaria de una moral; para esa moral sí que era real un canto que le maldecía todo y así todo le dolía y por todo se sonrojaba. Hoy, seguramente, aquel siniestro-señor-que-causa-el-dolor-humano-sobre-la-tierra-desde-su-sillon-de-terciopelo-con-los-pies-sobre-la-poltrona este leyendo cómodamente a Ducasse, inconmovible, hasta degustando palabra por palabra. Algo cambió, y este presente evidentemente no es el mismo que aquel pasado. Debemos reconocer que las estéticas románticas, aquellas, las que postulaban un individualismo exacerbado (como el expresionismo) y una crítica generalizada a la sociedad, han sido asimiladas, y ya forman parte, nos guste o no, del respetable repertorio de estilos de la actualidad (les tiré el mingitorio como desafío y ahora lo veneran como una obra de arte, decía Duchamp). Es que desde el inicio de la época moderna somos románticos hasta los tuétanos; hasta podríamos aventurar que es el propio romanticismo el que define el hoy en el que estamos inmersos (exprésate, sé auténtico, no pienses, sentí y festeja una verborrea sin sentido pero tuya, hecha a tu imagen y semejanza; o al decir de sprite, “las cosas como son”). Como filosofía, el romanticismo es en esencia pasivo, principalmente porque concluye siempre en un desgarrarse las vestiduras entre gritos y llantos; lo cierto es que cuanto más se grita menos se es escuchado. Como consuelo, el beneficio de terminar quizás perteneciendo a un grupo selecto, llamémosle “los que gritan”, “los que maldicen con enfado”, o si la suerte nos acompaña, “esos locos artistas”. Pero la realidad sigue ahí, tan o más desagradable que antes. Todo esto viene a cuento no tanto de una crítica que pueda yo hacerle a tu trabajo, que, dicho sea de paso, apenas recién empiezo a conocer, sino en todo caso de una autocrítica, de un montón de cosas que yo me he planteado en más de una ocasión. Recuerdo a un profesor de filosofía del IPA que me hizo pensar bastante sobre esto mismo; hablando del concepto de utopía, y no se si citando a Mannheim, decía que para que ésta sirva realmente al hombre debemos no sólo concretarlas, es decir, ponerlas sobre el papel, definirlas, sino que también hay que concretizarlas, hacerlas realidad. Tan fácil parece pero qué difícil se hace lograrlo. Hubo un tiempo en que pensaba que con mis pinturas y dibujos cambiaría el mundo. ¿Pude hacerlo finalmente? No, nada de eso, lo mío era “pura literatura”, y con eso no le rascaba ni el lomo a la bestia.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Querido Juan Martín:
    Comienzo a contestar a los distintos puntos de tu comentario
    : 1)Claro, ya sé que no decías que yo fuera siniestro, era sólo una aclaración por las dudas, a veces hay quiénes confunden una estética determinada con que la gente coma niños crudos (de eso se habla en otros posts), evidentemente vos no sos de esas personas, así que sumamente al pedo la aclaración que te hice.
    2)Creo que entendés muy bien lo que también se plantea en otros posts y que es el hecho de que la vanguardia y toda trasgresión barata se asimila con el paso del tiempo. Y de hecho, termina volviéndose un arma en manos de los que detentan el poder criticado inicialmente o una estética de consumo más entre la gente común. En otras palabras, sucede aquello que los formalistas rusos definían como "el automatismo de las percepciones debido a la reiteración del estímulo". En ese aspecto, no pecamos de la inocencia de creer que somos vanguardistas, ni de que crearemos la revolución u otros macro relatos que evidentemente se niegan en el blog. De hecho estamos bastante quemados con ese modo de vida "hacé la que te pinte pulsionalmente" y de cómo se bastardeó toda una línea de estética y pensamiento revulsivo para lograr una sociedad donde impera la taradez y la falta de conciencia y de libertad. Incluso también, nos rompe las bolas la trasgresión porque sí. No voy a reiterar que todo esto está en el blog, porque más que a título informativo capaz que te suena a que me calenté porque no lo leíste íntegro, cosa que no pasó.

    ResponderEliminar
  10. Las convenciones a las que repudiamos están también claramente manifestadas en ciertos artículos, sobre todo en algunos que generaron extensas controversias y malos entendidos y no se trata para nada de escupir policías por la calle, si no al contrario, cada una de las salvajadas que hay en el blog están previamente elaboradas por la razón activa de los administradores como forma de generar la confrontación o el choque, o satirizar el punto criticado y de hecho en muchos de los posts, está de fondo la crítica hacia la irracionalidad y la "barbarie" de la vida civilizada; hacia discursos y macrodiscursos que se utilizan en pro de la corrección política, así como de mantener un estado de control brutalizante y no de lo que representan intrínsecamente, como los derechos humanos o la homogeneización del pensamiento de izquierda de nuestro país. Lo cual se resume en: estoy completamente de acuerdo contigo y no, no soy Dani Umpi.
    3) El romanticismo (y más bien poco) me gusta como me gusta el gótico, con una mirada sumamente crítica sobre él y sabiendo qe admiro su estética visual, su estilo o manera, pero que ideológicamente estoy a años luz de él (yo personalmente), el que tiende más a un vínculo con el gótico es Seba. El expresionismo me parece un excelente estilo dentro de su contexto histórico y en cuanto a su plan, obviamente su perversión posterior no, al igual que el fracaso de las revoluciones sociales e ideológicas que propuso, que no estaban mal en sí, si no que fueron convirtiéndose en el orden establecido que se había roto, pero con otro olor.

    ResponderEliminar
  11. Las vanguardias me gustan, algunas cosas en particular y mucho. No obstante, me parecen sumamente chotas en todo su plan programático y la mayoría de sus cultores m parecen burgueses aburridos jugando a asustar a sus padres, más allá que asimilo muchas cosas del surrealismo en mi trabajo.
    También me gusta le arte primitivo e infantil y cosas del clacisismo y neoclacisismo, aunque en conjunto aborrezca por lo general todo lo que huela a grecolatino, renacentista o ilustrado.
    En definitivas, me gusta cualquier tipo de arte que me llegue así tenga críticas ideológicas que hacerle. Me gustan -como vos decís- las cosas genuinas de cada macromanifestación y soy totalmente contrario a adherir o negar estilos, corrientes o escuelas en bloque (Néstor).
    4)¿El profe era Macazaga?
    7)¿Concretizaste tus utopías? ¿Vas en camino? ¿Qué considerás utopía finalmente?
    11) Cuando hablé tratando de explicar racional o mani-fiesteramente la estética el blog, lo hice en base a las cosas por vos comentadas. Hay todo otro costado del arte y la vida de lso tres integrantes (puedo afirmar), ue es lo contrario: naif, con gusto por lo choto, ingenuo, maravilloso más que fantasioso, infantil y colorido. Éste perfil creo que se nota en el blog, en menor medida en lo mío, por distintas razones que hacen que lo reserve para otros ámbitos.

    ResponderEliminar
  12. por otro lado, vale aclarar, que no todo es plan programático y que uno hace las cosas porque las siente, las disfurta, se siente bien, le parecen correctas, etc...
    Por otro lado más, no defino ninguna estética, describo un hecho. No creo en las manifestaciones de prinicpios, planes o estéticas cerradas. Evidentemente, si en un momento me pinta hacer todos posts políticamente correctos que hablen de cumbia, de seguro voy a tener que usar otro blog que no sea "piñazo e frente", pero eso no quita que n casos menos extremos, está estética que tenemos hasta hoy no varíe o se matice, ya que de hecho lo hace todo el tiempo.
    9) mi manera personal de ver la utopía es como un proyecto personal que sirve para ir avanzando en la marcha palantearse objetivos saladazos y por medio del intento de alcanzarse llegar a mucho más de lo que se podría sin ninguna gran utopía por delante. Mis grandes utopías personales no van tan vehiculizadas ni apuntan concretamente al arte., si no más bien con lo espiritual propiamente dicho. El arte lo veo más bien como una forma de expresión. Todas esas cosas que se apalean en mi arte o artículos de piñazo e frente, seguirán existiendo después de mí, pero sí le rasca el lomo a la bestia,-capaz que más que otras politiquedas ya rutinizadas y puro gesto) que aunque sea una persona diga lo que cree y genere algo en el que lee eso. No creo que piñazo de frente genere la revolución, pero es muy probable que a largo plazo muchas individualidades genuinas y críticas, con ésta u otra estética promuevan un cambio favorable de algún tipo, que trascienda el arte, como siempre pasa.

    ResponderEliminar
  13. 15) Espero que mi forma desequilibrada de manifestarme (en este caso no es estética, soy así cuando la conversación me apasiona y el interlocutor me parece válido), no te haya hecho entender que te estoy puteando hasta la raíz de tu árbol genealógico o que hay ironía o malas intenciones en mis palabras, ya que eso ya pasó con algún que otro visitante. Te aclaro que el que putea en los posts es un personaje y lo hace en joda o para resaltar una oposición de postura radical frente a algo y también por pura y chabacana joda escatológica. en la vida cotidiana soy el ser más pacífico y respetuoso del cosmos.
    Y a propósito: tu comentario tiene una estética bastante afín al blog ¿eh? Ya te podremos pedir que colabores un día...
    sin más te saluda atentamente:
    J. "Pollito" Manco
    P.D: Lautreamont es y será por siempre un genio, no sólo porque haya movido las bases morales y estéticas de su época, si no porque prescindiendo del contxto, es uno de los poetas más profundos y genuinos de todos los tiempos, te diría que casi místico.

    ResponderEliminar
  14. “Pollito” manco: El señor del que hablaba, sí, es el que mencionas. En cuanto a mi concepto de utopía, se asemeja bastante al tuyo; tiene que ver también con lo personal, pero fundado, primero, en la convicción de que un sujeto no difiere sustancialmente de otro (¿qué tan diferente pude haber sido en otras circunstancias?); y segundo, en que yo pertenezco a una humanidad que, si bien hoy es lo que es, mañana puede cambiar y mejorar. Apunto respectivamente a la forma en que “encarna” lo espiritual (mental) en todos nosotros, señalado así al dilema de qué tanto nos es propio y qué otro tanto nos es irremediablemente ajeno; y por otro lado, a que yo soy esa humanidad y no debería rehuir de sus virtudes y defectos: debo sentirme, respecto a lo último, responsable y culpable al mismo tiempo. ¿Implica esto que todos “somos” en algún grado egoístas, violentos, racistas o cualquier otra cosa negativa que podamos imaginar? Yo creo que sí, lo que no tiene nada que ver con asumir como propias tales salvajadas en casos concreto, ni dejar de denunciarlas y reprobarlas, que se entienda, sino en tener conciencia de que esos actos son posibles porque existe en nuestra naturaleza, en menor o en mayor medida, cierta predisposición, si no a realizarlas, al menos a tolerarlas en los demás. No veo otra forma de definir utopía que aceptando este hecho, hecho que además me señala a mí como principal responsable (y no simplemente al otro) de esa sociedad ideal que busco (¿me río de un chiste machista?, ¿acepto en el trabajo una injusticia sumisamente?, ¿subestimo o me creo superior a mi interlocutor?).
    Por otro lado, mi respuesta a tu pregunta de si concreticé mi utopía es no; es imposible hacerlo de una vez y para siempre, principalmente porque no depende solamente de mí (y si así fuera sería muy difícil, por no decir imposible; soy imperfecto y estoy lleno de contradicciones). Además, por más que intento tampoco he podido ser tan optimista a nivel general: con cada ser humano que nace todo vuelve a comenzar, y sabemos que no siempre las condiciones materiales y espirituales son las indicadas para que éstos surjan como los sujetos de nuestros ideales (ojalá fuera cierto todo aquello de la evolución, pero hasta nuestros días la historia ha sido por demás testaruda). Por último, no quisiera dar la impresión de que le resto importancia a lo que yo, directamente, pueda transformar de esta sociedad, aunque lo cierto es que mi concepto de utopía no me tiene reservado el papel de predicador de ninguna verdad para los demás. Lo que sí busco en los demás es el diálogo, en la creencia de que sólo mediante la comunicación se puede caminar en este sentido. Por eso escucho con atención a lo que me digas; se trata de prestarme al juego de hacer saltar las contradicciones de nuestros propios discursos.

    ResponderEliminar
  15. Respecto a Lautreamont, no lo señalé para referirme a su valor artístico; comparto en todo tus palabras, hablaba simplemente de la relación arte-sociedad y lo mencionaba a título de ejemplo. En cuanto al problema que traes a colación, el del automatismo de la percepción, me parece uno de los temas más interesantes en la historia del arte. Lo vinculo directamente a una crítica a la tradición, al dilema de la alienación y la “falsedad” de la sociedad. Pero el razonamiento que se sigue en estos casos no deja de resultarme “ambicioso”: La realidad es algo que hay que revelar / Eso que llamamos “la gente” es una manada de autómatas / Como genuino y crítico artista me propongo sacudirles un poco, trastocarles los esquemas para que tomen conciencia: han estado durmiendo y no son capaces de ver lo que verdaderamente sucede alrededor. La cuestión parece resumirse en cuál de todas las visiones del mundo es la verdadera y legítima. Una postura que creo deberíamos ver, al menos, con un poco de desconfianza, y no porque dude de que el artista pueda revelar nuevos aspectos de la realidad, o incluso hacer patentes ciertas contradicciones de la vida, sino porque sencillamente se ubica en una postura (errónea) omnisapiente. Como si éste no fuera pasible de ser alienado y falseado en las relaciones sociales que vive a diario. Esto también lo digo porque me da la sensación de que el arte como actividad en la que sublimamos nuestros deseos tiene, si no todo, parte de verdad. Cómo explicar, de lo contrario, el hecho de que en la vida cotidiana se sea pacífico y respetuoso pero combativo e irónico en el arte que se practica o en otros ámbitos.
    Finalmente quiero señalarte que sí creo (o quisiera) haber malinterpretado las cosas que me has dicho. Las palabras hablan sin rostro, y sabemos que la imaginación se encarga de llenar ese tipo de vacíos (quizás para desgracia nuestra). Pero te confieso que aún me quedan dudas: ¿querido?, ¿hasta las raíces de mi árbol genealógico?, ¿1, 3, 7?, ¿eh? Por supuesto que cada uno tiene derecho a expresarse como quiera, pero yo también a dudar y a no sentirme del todo cómodo con lo que se dice. Espero seguir siendo, pese a esto, un interlocutor válido, si es que en algún momento llegue a serlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Juan martín:
    Héctor Macazaga es un genial cuestionador de nuestras más íntimas convicciones (de las de todos) y en eso siempre lo consideré genial.
    con respecto a lo de la utopía, comparto completamente o casi (depende de que matices se le de al proyecto o que tipo de utopía sea específicamente)con Vd.
    La idea que planteás con respecto a el posicionamiento un poco "deificado" o mesiánico del artista es algo sumamente criticado también en el blog. Personalmente creoq ue pude haber artistas geniales con algo de actuada o irónica soberbia, como woody allen por ejemplo, pero cuando esta soberbia ya es real y cuando (como vos señalás)el artista se cree superior al mundo ahí ya hay un problema a nivel personal en el creador, que tiene mucho que ver con el sentimiento de baja autoestima y que se podría manifestar en cualquier otro ámbito como la ciencia y el deporte; aunque por lo general se hace más chocante en los artistas, porque como sabemos la sociedad les otorga un lugar muy claro entre lso locos de mierda útiles al sistema o en caso contrario a los lococs de mierda molestos que se creen esto y lo otro y que hay que ningunear.
    Caso problemático: Salvador Dalí.
    sos un interlocutor válido, en serio y tenés todo el derecho de sentirte incómodo con mi verborragia desequilibrada. por las dudas te calaro: "Querido", es porque manifiesto un cierto cariño hacia la parte de tu persona que aparece en lso comentarios del blog, no quiere decir que vaya a pretender tu cuerpo n nada.
    "3, 15, 8000" es un chiste bastante divertido sin otra intención.
    "las raíces de tu árbol genealógico" es una hiperbolica metáfora que refuerza la idea de una puteada a toda la familia remontándose hasta los más recónditos orígenes de tu ser, no sé si apliqué la figuraa vos o amí, o si quiera a un insutlto, pero me suena que sí, por lo general la aplico ahí. Es también con ánimo de hacer más divertido el discurso.
    disculpá que conteste tan brevemente más allá de que es sumamente interesante lo que planteás, estoy en medio de una mudanza complicadita. no obstante cuando tenga un teimpito voya ver si me paso por tu bló y cvomento algo.
    un abrazo

    ResponderEliminar