jueves, 27 de mayo de 2010

Doctor Dulces Sueños. Capítulo III



Imagen: cuadro de de Clive Barker.




El niño


Cuando ella me dijo -como si yo supiera de lo que hablaba- “ahí está el niño”, pensé en que era una constante que aquellos que no podían dormir se sentaran a orillas de la arena. Yo seguí la dirección de su dedo y vi entre los sauces llorones oscurecidos por las lunas, una mancha como de tinta con forma de niño. Al acercarnos, esa primera impresión no se modificó demasiado. El niño era esquelético, anguloso, oscuro de piel y con los labios enormes y los ojos tristes y abultados.
Los tres nos sentamos en la orilla sin hablar. El niño, que también tenía una provisión de pastillas de cerca de un mes, le dio la mitad a la niña, que sin embargo escondió y no refirió la existencia de sus cuatro pastillas, ni de todas las que antes arrojó en el muelle.
El niño me miró y luego a la niña, estirando la mano llena de pastillas hacia mí, con un rostro de interrogación.
-No –susurró la niña dominantemente.
Ambos comenzaron a arrojar las pastillas a la arena. Pero aquí, en vez de caer y hacer ondas como en el muelle, eran comidas por peces que saltaban de la arena para devorarlas sin fallar nunca. A los segundos, por el efecto de la pastilla, estos salían volando con sus aletas por alas, formándose un enjambre de peces voladores encima y alrededor del lago.
-Cuando les empieza a faltar la arena cambian de colores y se ponen fosforescentes, pero después se meten de vuelta al lago, por que si no se mueren asfixiados - me explicó la niña.
-No pueden respirar aire –agregó el niño, con algo de alegría en la tristeza parecida a un tatuaje en su cara.
Sin embargo, el momento de mayor emoción para ellos, era cuando un pez volaba de la arena al aire huyendo de su captor, pero luego, éste también comía la pastilla del Doctor Dulces Sueños y salía volando tras él, comiéndoselo salvajemente recortado contra las lunas.
-¡El pez más grande se come al más chico! –me dijo alegre la niña, mientras sin darse cuenta, casi me tironeaba del brazo como para llamarle la atención a su padre.


El juego se acabó junto con las pastillas del niño y cuando la niña fingió que a ella también, mientras se guardaba seis. Luego de un momento de silencio, pareció que debíamos hablar acerca de algo.
- ¿Usted por qué no quiere dormir, señor? –preguntó el niño con una voz quejumbrosa y pronunciando muy lentamente.
Ambos me miraron esperando una respuesta, pero yo me quedé algo desconcertado, al constatar que ellos suponían que yo no dormía porque no quería y al deducir que ellos lo hacían, o mejor dicho, no lo hacían intencionalmente. Cuando reaccioné, intentando medir la información, recibiendo más de lo que daba, dije:
- No, yo quiero dormir. No puedo porque no consigo las pastillas.
- Vaya con el Doctor Dulces Sueños cuando salga la segunda luna -dijo el niño con simpleza-, él se las dará. Todas las que arrojamos al agua hoy nos las dio él.
La niña no dijo nada y yo me reí por dentro de que al borrón parlante se le ocurriera que yo no acudía cada noche a ver al Doctor Dulces Sueños y no supiera que esa era la única forma de dormir.
Seguimos callados un momento y entonces arremetí, esperando que me contestara el borrón.
- ¿Y ustedes por qué no quieren dormir?
La niña titubeó una respuesta, pero luego, obviamente se quedó inventándola, entonces, el niño comenzó a hablar lentamente, sin que ella lo pudiera contener con una mirada de odio.
- Yo nací muerto. Pero mis padres tienen mucho oro. El mismo día que nací y morí, compraron una de esas máquinas con que la gente vuelve a vivir y me revivieron. Entonces seguí viviendo y ellos pensaron que ya habían solucionado el problema. Pero a los tres meses volví a morirme y me volvieron a revivir. Ahora tengo ya seis años de vida, pero con todas las veces que me morí ya debería de tener como ocho.
El niño hizo una larga pausa, como si le costara hablar y luego continuó:
- Me acuerdo que cuando tenía como tres años, mis padres se pelearon, porque mi mamá le decía a mi papá que usaban la máquina conmigo, pero a su madre que es mi abuela, la tenían todavía en la heladera por no gastar el oro para revivirla. Yo vi que era verdad, la abuela estaba siempre en la heladera y en navidad y fin de año la prendían un rato con energía post-mortem y el año pasado, mamá se volvió a quejar porque sólo le quedan dos minutos de energía post-mortem y si no la reviven se va a morir del todo y le dijo que si tenía miedo o asco de hacerle otro hijo, porque ya se sabía que yo me iba a morir siempre por más que me revivieran. Mamá tiene razón, porque desde que cumplí los cinco años, me muero casi todos los días y al final siempre me reviven, pero después discuten por los 50000000 de impuestos que hay que pagar por cada uso de la máquina y por la abuela y por que cada vez que me reviven estoy peor y si no se da cuenta de que no puedo vivir. Entonces como yo sé que un día no me van a revivir más, no duermo porque no me importa estar sano si me voy a morir igual y además porque si me muero, después no voy a hacer pila de cosas que puedo aprovechar a hacer de noche. Yo hago que tomo la pastilla, pero la guardo en el buche y cuando tengo muchas, vengo a tirarlas acá con ella. Y ella no duerme una vez al mes porque una vez nos encontramos y prometimos que una vez por mes vendríamos a tirar las pastillas que yo juntaba.
La niña me miraba de reojo. Yo no dije nada, pero miré al niño con un sentimiento mitad lástima y mitad horror.
Cuando el niño comenzó a toser, la niña dijo que debíamos regresar antes de que saliera el primer sol y ambos la seguimos, sin pensarlo si quiera.

El Viaje hacia el Bar. Capítulo III: Dos viejos muy eruditos y poco amistosos.



(Imágenes no comprobadas de Bernardo y Damián acomañados de dos damiselas en algún bar montevideano de cuyo nombre no quiero acordarme).


Como este humilde narrador les informara en el capítulo precedente, nuestros dos aventureros, Bernardo y Damián, se habían metido en apuros y el sheriff, con su dura y rígida concepción de las cosas (aunque no fuese un hombre de mal corazón), los estaba buscando ahora, para reprenderlos y regresarlos al hogar. Sin embargo, nuestros protagonistas dormían sin enterarse de nada de esto.
El sol declinaba, cuando nuestros dos queridos amigos sintieron unos escupitajos que los despertaron.
Damián fue el primero en atinar a mirar al lugar del que provenían. Eran las bocas sin dientes de dos viejos con unos sombreros hechos bolsa -que a su vez, estaban hechos con bolsa de arpillera-, que mascaban algo con sus pocos dientes y lo escupían. Vestían unos overoles mugrientos y tenían una risa inentendible por todo lo que decían, que también era inentendible.
Bernardo los miró y dijo con pesadumbre:
- ¡No otra vez!
Damián lo miró sin entender y peguntó:
-¿Otra vez qué?
- Estos viejos de m... Cada vez que hablas con ellos se burlan por todo. Parece que sólo supieran hacer eso.
Damián se rió y no contestó. Sacó de su bolsillo las balas y se introdujo una entre los labios desde la caja, con un movimiento de la mano, tocarlasin. Luego, decidido, fue hasta donde estaban los dos viejos.
Bernardo íbale a decir que no lo hiciera, pero no le dio tiempo. Ya estaba al lado de ellos y los viejos, mudos de pronto, cortaron bruscamente la conversación y quedáronlo mirando como un marciano fuerasi.
- ¿Qué tal viajeros? –dijo Damián con una sonrisa.
Los dos viejos lo miraron un instante, mas luego, sin mostrarse interesados ni corteses, siguieron hablando entre ellos.
Damián, que no se daba por vencido agregó:
- Venimos del pueblo de Santa Clorinda. – interrumpió de pronto, señalando hacia el Este.
Los dos viejos volvieron a mirarlo y luego, se miraron entre sí.
- ¿Ustedes de dónde vienen? –preguntó Damián fumando su bala.
El viejo que estaba a la derecha, miró con algo de tristeza a Damián, mientras Bernardo viendo el desastre se acercaba desde atrás.
- Santa Clorinda está hacia el Nordeste y la dirección que vuestro dedo índice señaló como tal ubicación espacial anteriormente es incorrecta: allí se encuentra el pueblo de Beata Audumla. –dicho esto, el viejo masticó unas hebras pardas que tenía en un cubito en la mano. Y siguieron en una extraña conversación con su compañero.
Bernardo sacudió una manga de la camisa de Damián.
- Vayámonos. No molestes. Se enojarán y te tomarán el pelo hasta que te duela la barriga.
Damián con algo de suficiencia recriminó:
-¡Yo sé como tratar con esta gente! Quédate tranquilo, eso que están masticando es pólvora de balas y de seguro sabrán donde conseguir más. ¿Tú tienes algo de dinero, verdad?
- Sí. –contestó Bernardo, algo rígido- Pero es para leche.
- Quédate tranquilo, tú dámela y yo te prometo que va a alcanzar para la leche.
Bernardo lo miró y dudó.
-Mira, mi madre me dijo que no hablara con extraños y yo la otra vez no le hice caso y…
- Dámela.- ordenó Damián.
Bernardo, arrepintiéndose y ya arrepentido de hacerlo, le dio la bolsita negra llena de monedas.
Damián, triunfal, se acercó a los viejos levantando la bolsita en el aire.
- Compañeros, les tengo una oferta: podría cambiarle 20 gills por algo de pólvora y …
Ambos viejos se miraron ahora largamente entre sí. Luego, se dieron vuelta con mala cara y comenzaron a caminar en dirección a nuestros infortunados héroes.
Con una cara de muy pocos amigos y de enemigos muertos por doquier, el anciano de la derecha, exclamó con voz grave y fuerte:
-Discúlpeme la molestia que le ocasionaré con tanta cantidad de preguntas consecutivas que deberé dirigir hacia su persona, pero si me lo permite, estimado y desconocido caballero:
A) ¿Por qué osa un desconocido dirigirse desenfadadamente a nuestras estimables personas de la manera en que lo hace, no observando el desprecio hacia Vd. Por nuestra parte, no obstante insistiendo e su infame y rahez empeño en aturdir la paz de nuestros espíritus con sus vanas y vacuas prosas?
B) ¿De dónde infiere Vd. Que somos vuestros compañeros?
C) ¿Por qué propone un turbio negocio, a dos personas honorables y respetadas como nosotros, intentando intercambiarnos un vil peculio por armamento? ¿Desconoce Vd. quizás la ley que prohíbe la utilización de armas de fuego, municiones o pólvora en todo el estado de Cecilia, o es que nos está tomando como viles tahúres contrabandistas, fuera de todo respeto o acato hacia la ley, y actuando Vd. Además en contra de toda regla de cortesía y honor hacia los desconocidos; subvalorando ampliamente nuestras vidas llenas de gloria y virtud?
Damián se quedó un momento sorprendido, sin saber cómo reaccionar y con la sonrisa impotente colgándole de la cara. Miró a Bernardo, pero Bernardo a su vez, estaba acostumbrado a viejos sucios y tahúres que se burlaban, pero no a aquellos que se expresaban grandilocuentemente y que hablaban de armamento y cosas que ni el sabía bien si Damián había dicho o no.
Mientras ellos dos se miraban oscilantes, los viejos comenzaban a acercarse cada vez más y más, a la vez que el de la izquierda agregaba:
- ¿No se dignará a contestar nuestras bien formuladas preguntas, que para nada pertenecen al grupo de aquellas llamadas “retóricas” por la preceptiva clásica y aún por los modernos estudios lingüísticos?
Sin pensarlo mucho, Damián y Bernardo dieron la vuelta en redondo y comenzaron a correr hacia sus vehículos, mientras veían al dar vuelta la cabeza, como ambos viejos sacaban algo de sus bolsillos. De cualquier manera, se subieron en sus transportes, dejando olvidado el mapa y la bota. Y comenzaron a atravesar dificultosamente el campo al costado de la ruta, hacia cualquier lado. Al tiempo que lo hacían, comenzaron a sentir punzantes proyectiles que los rozaban, ya que los viejos, armados de coquiteras, corrían como el viento detrás de ellos, disprándoles y gritando “¡Non fuyades cobardes! ¡Vil calaña de los caminos pagarais vuestras ofensas con amargas lágrimas y pagarais mis lágrimas con sus coquitos [de Apolo]!¡Venganza y memoria!” Y cosas así.
Sin embargo, los pies de ambos fueron extremadamente veloces y antes de diez minutos, habían dejado a los viejos muy, muy atrás. Sin embargo, por las dudas, siguieron en su loca carrera por los montes agrestes, hasta acabar perdidos en el medio de la nada.
Ya era la noche, cuando se detuvieron oscuros, al costado de un camino de álamos. Bernardo bajó enojado de su triciclo y se apostó contra un árbol. Luego, Damián hizo lo mismo, encendiendo en seguida otra bala. De inmediato miro la cajilla y agregó angustiado:
- Ya sólo me quedan seis balas.
Bernardo lo miró indignado y le dijo con mal tono:
- ¿Dónde está el dinero de mi mesada?
-Lo tengo en el bolsillo.
- Muéstramelo.
- ¿Qué?
- ¡Muéstramelo! – contestó Bernardo enfadado.
Damián con un gesto de desprecio, sacó las relucientes monedas del bolsillo y las tiró a los pies de Bernardo.
- ¡Ahí lo tienes! ¿Qué pensaste? ¿Qué te lo robaría?
Bernardo tragó bronca, sin mirarlo y sin contestar, guardó la plata en su chaleco y se quedó callado, respirando profundo.
- ¿Qué pensaste? –continuó Damián- ¿Que me lo quedaría y saldría corriendo?
- No. Sólo que lo gastarás toda en balas o en pólvora ni bien puedas y no nos quedará para leche y nos moriremos de hambre y de sed y nunca llegaremos a la tierra del alcohol, que era la primera idea, no la de perder el mapa, hacernos perseguir con coquiteras por ancianos sabios, ni nada que se le parezca.
- ¡Pero si sólo faltan dos días, mujercita! –dijo Damián entre la sorna y la bronca- ¡Ayyyy! ¡Cuidado la señorita si está dos días sin leche se muere!
- ¡No, no faltan dos días! ¡Faltan dos, tres o más, porque encima que perdiste el mapa, ni si quiera sabes a dónde estás yendo! ¿No viste que hasta le señalaste mal donde estaba el pueblo al viejo? ¡No sabes ni dónde estás parado! Ahora estamos en el medio del bosque, no sabemos dónde está el pueblo del alcohol, ni el nuestro para volver, ni dónde está la carretera y encima no tenemos mapa… ni leche.
Bernardo tenía bronca, pero al terminar la frase estaba a punto de llorar.
Damián, aspiró su bala y trató de disculparse:
- ¿No somos amigos?
A Bernardo le costó aceptarlo, pero le contestó que sí.
- Entonces confía en mí. –continuó Damián- yo nos metí en esto y yo nos voy a sacar.
Bernardo lo miró pensando en qué dirían de esa oración los viejos eruditos.
-Mañana ni bien salga el sol, haremos el camino a la inversa y volveremos a la carretera y encontraremos el mapa y seguiremos de largo. Si apuramos el paso, el tiempo que perdimos lo recuperaremos en seguida. Y antes de dos o tres días, ahí, delante de nosotros: el pueblo del alcohol. –dijo Damián con ojos soñadores.
Bernardo no quería, pero se animó sólo de pensar en su sueño dorado. Parecíale ya ver todo aquello que Damián le aseguraba que iba a ver: plazas donde los niños jugaban alrededor de fuentes rociando alcohol al cielo, mientras los pájaros bebían de ella complacidos y calles de cristales de colores, sobre las cuales percutían los tacos aguja de mujeres con los labios pintarrajeados, con el contrapunto de las cabezas de los hombres, que por diversión se golpeaban hasta dárselas por el suelo entre sí. Ambos quedaron por unos momentos con su vista fija en el cielo, deseando tocarlo con las manos, a través de una copa llena de líquido de colores y sin lactosa.
Sin embargo, Bernardo bajó a tierra y le replicó:
- Pero si volvemos a la carretera quizás nos encontremos con los viejos… tienen coquiteras, parecen ser peligrosos…
- Es verdad –reconoció Damián aunque le costara-, quizás…
Se quedó pensando y miró su caja con sólo seis balas, quería prender otra, pero no podía; debía cuidarlas. A su vez, a los dos les estaba empezando a rugir el estómago pidiendo leche. Bernardo ya sentía un leve temblor en sus dedos.
- Quédate tranquilo, de verdad, por lo que más quiero, te prometo que mañana algo se me ocurrirá. Ahora lo que más nos conviene es dormir. –sentenció Damián, que más que nada quería evitar la tentación de prender otra bala.
- Sí, vamos a dormir. Va a ser lo mejor. –agregó Bernardo, sintiendo depuesto su momentáneo enojo con su querido amigo.
Mientras, el sheriff de Santa Clorinda desensillaba de su tordillo como leche al costado de la carretera. Con los ojos brillosos, levantó del suelo una colilla de bala.
Luego subió el monte a caballo.

martes, 25 de mayo de 2010

Citas citables


“El verdadero proletario es el demócrata de los dictadores.”
Karl Marx (1818-1883). Idiota reduccionista de la realidad y sobrevalorado en todo aspecto. Hermano de Groucho. Alemán.


“Hermoso como el encuentro fortuito de un paraguas y una máquina de coser en una mesa de disección”
Issidore Ducasse “Conde de Lautreamont”(1846-1870). Escritor y tipo al que admiramos. Uruguayo.



“Conócete a tí mismo.” Onán. (Personaje bíblico).


“Lo invisible es esencial a los ojos.”
Antoine Saint Exupéry (1900-1944). Escritor y aviador. Francés







“No devaluaremos”.
Jorge Batlle (1927-ad infinitum). Ex Presidente de la República, ídolo popular del país. Uruguayo.















“No me peguen soy llordano(1”.
Roberto Giordano (se desconoce su edad y fecha de nacimiento, quizás sea el Conde de Saint Germain). Peluquero y filósofo, experto en oratoria y técnicas de persuasión. Argentino.



”Yo soy los magos, Negro”
Emperor



































“El choripán se asa y se vende en las condiciones más dispares en cuanto a higiene y calidad. Pero no se preocupe, nadie se ha muerto comiendo un choripán. Al menos que yo sepa.”
Eduardo Bazurro (¿?). Encargado de la parrilla del Club social y Deportivo Abayubá (citado por Pimba, pág. 37, edición de Julio de 2007, subrayado nuestro). Uruguayo.







































Al pan pan y el mundo acabará ciego.
Mahatma Gandhi (1993-2009). Uno que todos citan. Hindú.


"La ingesta de cerdo mejora la actividad sexual. Es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra".
Cristina Kirchner. Presidenta de la Argentina. Mujer de Néstor. Sexóloga práctica experta.













"El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas, por eso los hombres, cuando comen este pollo, tienen desviaciones en su ser como hombres"


Emo Morales. Presidente de Bolivia. Latifundista que se hace el defensor de los indígenas. Amigo de nuestro presidente. Homofóbico hijo de mil putas y la re putísima madre que lo parió.








"A los uruguayos nos gustan la libertad y los fines de semana largos".
"Soy un hombre de izquierda, preocupado por la cuestión social y la justicia. La izquierda es una sensibilidad; después se construye todo un andamiaje, pero cuando se arranca es una sensibilidad".
"La estética de hoy es la ética. La ética tiene que ver con desde lo que ganás, a cómo vivís, a cómo atendés a la gente"
"Desearía que el título de ´electo´ no desapareciera de mi vida de un día para otro. Tiene la virtud de recordarme a cada rato que soy presidente sólo por la voluntad de los electores".

"No quiero olvidarme de nuestros pobres de uniforme.
Las FF.AA, llenas de pobres, van a ser parte del Plan de Emergencia Habitacional y vamos a movernos rápido para aliviar en algo la penuria salarial que las aflige.
El pasado no es excusa para que hoy no nos demos cuenta que una patria de todos incluye a estos soldados."
“Recuerden, soldados; dijimos: ‘Ni vencidos ni vencedores’. Unidad nacional significa que hay un algo mayor que es causa común, que nos envuelve a todos, algo así como una gigantesca bandera que nos abriga y nos compromete, una especie de ‘nosotros’ anónimo, que más que actuar como un legado del pasado es una afirmación hacia el porvenir. Es el sueño, en definitiva, de que nuestros hijos sean mejores que nosotros”


José Mujica. Ex-guerrillero tupamaro. Presidente del Uruguay. Incongruente. Personaje tragicómico. Demagogo. Cínico que piensa que la Historia y las acciones personales se arreglan con discursos políticamente correctos.









1) Nota de Blackat: Anagrama de llorando.

DE MENOS Y DE MÁS


dE MENOS


-Ser herbívoro.
-No haber sido operado de las agmídalas por lo menos una vez.
-Usar bufanda que no haga juego con el tapado de visón en un concierto del Sodre.
-Tener citas a ciegas cuando todavía estás saliendo con tu cuñado.
-Seguir diciendo qué bueno que está Brad Pitt en Troya.
-Aprender dialecto Suajili por Internet ¡¡ya fue!!
-No usar cerquillo con bigotes si sos pelirrojo.
-Cuando vas a la feria, regatear el precio de los zapallitos de oferta.
-Guardar los zapatos de cocodrilo en un baúl de caoba.
-Mirar Gran hermano famosos, usando un visor tridimensional


DE MÁS


-Escribir utilizando ambas manos (ser ambidextro).
-Tener pañuelos de la época de Luis XV.
-No ir a una reunión porque tenés dolores menstruales.
-Ir a hacer reposo de la gripe al castillo de tu pariente en Hungría.
-Decir qué bueno que está Brad Pitt en Babel.
-Aprender hidroponía por investigación participativa en zonas desérticas de medio oriente.
-aldsfkjakalsjdfhalksdjf qwieuriu
-Adoptar un tigre albino o un niño haitiano.
-Cuando vas a Londres, desesperarte por comprar After Eight para regalar a la vuelta.
-Tener por lo menos un antepasado que peleó en las cruzadas.
-La reedición en dvd del primer Gran hermano.

lunes, 24 de mayo de 2010

El viaje hacia el Bar. Cap. II

COMO NO PUBLICARON NINGÚN COMENTARO SOBRE EL DOCTOR DUCLES SUEÑOS Y TAMPOCO SOBRE EL PRIMER CAPÍTULO DEL VIAJE HACIA EL BAR, TAMBIÉN ME VA A IMPORTAR UNA MIERDA Y VOY A PUBLICAR EL SEGUNDO CAPÍTULO, MANGA DE CULORROTOS.



II    Adiós al pueblo


La luna bañaba todo con un resplandor de leche. Bernardo estaba bajo la sombra de la casa abandonada, desde hace media hora antes, ya sentado en su triciclo y listo para salir. Observaba los búhos que ululaban y asomaban sus ojos, como hormas de queso por entre las hendijas de las paredes de madera destartaladas y pensaba en la brutal muerte de la viuda de Míster Jones, unos años atrás, golpeada con una toleta de aluminio por no se sabía quién; hasta la muerte.
- Vamos, sin hacer ruido. –sintió, mientras una mano posabasele pesadamente en el hombro.
Entonces, lanzó un alarido mientras se estremecía y luego volteaba para ver la cara de desaprobación de Damián.
Éste, comenzó a pedalear en su buggy sin dirigirle la palabra y Bernardo tras él.
- Perdóname, perdóname… estaba distraído… no me di cuenta –comenzó a balbucear.- llegaste muy de golpe.
Damián a todo pedal y sin volverse, dijo duramente:
- Ahora será muy difícil que el alcalde no nos haya oído… -hizo una pausa significativa- Nos hará perseguir… ¡Debemos huir a toda prisa! ¡No tenemos tiempo que perder!
Los vecinos, creyeron ver difusamente las dos sombras de los jóvenes recortadas sobre el fondo de la enorme luna blanca contra el horizonte, sobre todo una anciana que estaba en su porche y saludó afablemente a los pasanderos nocturnos, no sin que estos también la saludaran educadamente (ya que era amiga de las familias de ambos), deseándole las buenas noches. Pedalearon incansablemente durante las horas oscuras hasta el amanecer, intercambiando muy pocas palabras entre ellos, ya que dábalesno el aliento, sobre todo porque no calcularon que juntándose justo en la casa abandonada, tenían que dar la marcha atrás por todo el pueblo hasta llegar al acceso a la carretera.
Al amanecer, con los mocos cayéndoseles por el rocío matutino, el sueño y el cansancio, vieron que ya estaban lo suficientemente lejos del pueblo. Entonces Damián paró y le indicó un alto a Bernardo, el cual, agotado, estábalo desando hace horas.
Resoplando, Bernardo se bajó de su triciclo y se sentó al lado del mismo, en el pasto de la carretera. Mientras, Damián sacó su caja de balas y las miró por un momento, reflexionando. Bernardo quiso entender el gesto, pero no lo entendió. Luego, vio humear la bala en la boca de su amigo. Al tiempo, sacó una bota con leche de su cinto y comprobó que tenía el pantalón mojado. Al ver el contenido de la bota, comprendió que la había cerrado mal y había perdido casi la mitad en el camino.
- ¿Es leche? –preguntó Damián extenuado.
- Sí. –contestó Bernardo, luego de tomar tres enormes sorbos y recuperar el aliento. Relamiéndose el bigote blanco, le pasó la bota a Damián, el cual, como intercambio, le dio la bala medio chupada.
Damián bebió a grandes sorbos y finalmente, levantó la bota de revés hacia el cielo, cerrando un ojo y mirando hacia dentro.
- No queda más- dijo.
- No. –contestó Bernardo.
- ¿Y no tienes otra bota? –preguntó algo preocupado, Damián.
- No. –contestó más preocupado, Bernardo. – Tengo dinero. –agregó- Si encontramos el lugar adecuado, podemos comprar más leche o queso, o no sé… yogurt.
Tras un silencio preguntó:
- ¿Tú tienes dinero?
Damián contestó con algo de resignación:
- No, nada, sólo lo puesto y el buggy. Estos viajes son así. – ambos callaron y luego agregó algo consternado, sacando la cajilla del bolsillo delantero y mirándola como a la bota:
- Y sólo me quedan ocho balas.
Quedaron callados un momento. Trataron de recuperar el aliento.
- ¿Falta mucho? – preguntó Bernardo, mientras le devolvía la bala, sin haberla aspirado ni una sola vez.
Damián desplegó el mapa y lo alzó como a la bota y a las balas, pero el sol que se traslucía por el papel le hizo entrecerrar los ojos.
-Creo que unos dos días más, si seguimos a este paso. – miró a su compañero y ambos entendieron. Sin embargo, debía ser Bernardo quien quedara como el que da el brazo a torcer.
- ¿Seguimos?
Damián lo miró condescendiente.
- No. Está bien. No estás acostumbrado a hacer largos viajes. Y además, no podemos estar dos días más sin comer ni dormir.
Ambos tomaron sus vehículos y saliendo de la carretera, los pusieron al lado de ellos, bajo una pequeña loma y se acostaron a dormir.
Antes de cerrar los ojos, con las alas del sombrero sobre ellos y sin mirar a Damián, Bernardo afirmó:
- Además ya estamos lejos del pueblo. Nadie nos puede parar.
- Sí. –contestó riendo Damián.- ¡Todos deben estar buscándonos!
De hecho, en el pueblo todos los buscaban. La madre de Bernardo corría llorando detrás del alcalde y el sheriff, mientras el resto del pueblo, enterado a medias, se apiñaba alrededor. Quizás los lectores aún jóvenes no comprendan esta actitud, pero es una situación muy dolorosa y desesperante para cualquier madre, ver como sus hijos desaparecen un día sin dejar rastro y no saber nada de su paradero, sintiendo alejada para siempre una parte de su propia carne, sangre y alma. De la misma manera, el sheriff y el alcalde se ponen nerviosos, cuando saben que no han velado lo suficiente por el bienestar de un ciudadano.
- ¡Organícense en bandos y busquen por todas partes! –ordenó el Alcalde García.
La gente, en forma diligente y entusiasmada (no sólo porque nunca pasaba nada en el pueblo, si no por la natural inclinación del hombre de las pequeñas comunidades a hacer el bien y a ayudar a sus pares), comenzó a dividirse en bandos y a buscar dentro de toletas y barriles.
En ese mismo instante, el sheriff y el alcalde, junto con la madre de Bernardo, intentaban reconstruir el itinerario de éste en el día anterior, buscando pistas de su paradero.
Mientras seguían las huellas del camino a buscar botellas indicado por la madre de Bernardo, vieron que éstas se desviaban hacia detrás de un callejón. El sheriff puso una cara de extraña superioridad, algo así como: “yo sabía”. El alcalde calló y la madre, dejó de llorar al instante.
El sheriff siguió las huellas hasta detrás de un muro en un callejón y todos vieron como estas se mezclaban con las de alguien más, que calzaba botas lisas.
Llegaron hasta el fondo del callejón y todos miraban callados, sin entender qué quería el comisario, que observaba el panorama como si fuera un cuadro. Hasta que éste, sonriendo aún más maliciosamente, se agachó y recogió una tira de cenizas, que se desparramó y separó del cadáver de una bala, que Bernardo tirara por el susto la mañana anterior.
Los seis ojos se clavaron en el pedacito de algodón blanco. La madre de Bernardo miró las caras de todos y empezó a llorar.
-¡Qué hice mal! ¡Qué hice mal! Alcalde… ¿Está por el mal camino? - Gritó histéricamente.
El alcalde no supo más que mirar al sheriff. Este con dureza de rostro y palabras sólo contestó, mientras salía caminando, de seguro a buscarlos:
- El crimen no paga.

Doctor dulces sueños. Capítulo II: La niña


Como nadie comentó una mierda sobre el primer capítulo del doctor dulces sueños, me importa una mierda y pongo el segundo igual.






iMAGEN: "SHIRLEY tEMPLE" DE sALVADOR dALÍ.


LA NIÑA


Cuando doblé automáticamente y sin pensar, esperando toparme con el muelle, contra todas mis expectativas, me choqué con otro cuerpo. Por el impacto, éste debería venir caminando a toda velocidad, ya que ambos trastabillamos y caímos. Cuando pude ver, ya me estaba incorporando para huir de la policía, pero el otro cuerpo, a su vez, ya estaba huyendo, por lo que recortada sobre la luz de la luna verde vi la figura de una niña de unos nueve años.
De seguro, al mismo tiempo que yo vi que ella era una niña, ella vio que yo no era un policía. Aunque tensa, se quedó en donde estaba, mirándome fijamente, hasta que me levanté y me acerqué. No tenía idea de cómo hablar con una niña, casi no tenía idea de cómo hablar con nadie, pero solté lo que me surgió, intentando que fuera lo más tranquilizador posible, porque nada era peor para mi situación que una niña gritando en el megáfono de los muelles.
- Yo tampoco puedo dormir- dije.
Sin mostrarse muy sorprendida o si quiera receptiva por mi declaración, caminó unos pasos más y se sentó con las piernitas colgando hacia la arena, de una forma similar a como yo lo hacía todas las noches y comenzó a tirar cositas a la corriente. Sin prestarme mucha atención dijo al cabo de unos minutos:
- Cuando un objeto es arrojado contra la arena, los círculos concéntricos que se forman en ella son una forma de apreciar las ondas.
Al terminar de escuchar esto, yo me di cuenta de que me había quedado tan concentrado en observar como tiraba cositas en la arena, que no volví de dicho trance hasta que ella habló. Fue entonces que me pregunté que tipo de piedras serían las que lanzaba, ya que parecían trocitos de pollo. Intenté verlas bien mientras volaban por el aire, pero seguían pareciéndome pedazos de alguna comida. Finalmente miré hacia la mano semicerrada de la niña y vi que en un montoncito importante, se disponían a ser arrojadas como piedritas, pastillas de las del Doctor Dulces Sueños.
Ella me miró mirar su mano con deseo, pero yo desvié mi vista hacia la arena y ella también, disimulando ambos. Esperé unos minutos y cuando ya había visto seis o siete pastillas caer a la arena, de un manotazo intenté sacarle las que le quedaban en la mano.
Ella, que ya sospechaba el propósito, rapidísima, cerró la mano y la apoyó contra su pecho. Yo me quedé quieto, viendo la forma amenazadora y asustada en que me miraba.
- Sí volvés a hacer eso grito –dijo.
La confrontación siguió unos minutos, pero luego yo desistí, acatando lo que ella decía y ella siguió tirando pastillas a la arena. Yo sólo me atrevía a mirar con impotencia a su mano cada tanto, para ver cuantas quedaban aún.
Cuando quedarían unas cuatro, ella se levantó y comenzó a alejarse de los muelles. Entonces, tratando de no hacer ruido, me tiré de cabeza en la arena, para ver si recuperaba aunque sea una pastilla.
Llevaba ya unos infructíferos minutos dentro de la arena y sentí una presencia que observaba. Al mirar, en vez de un policía, la vi nuevamente a ella, que dijo con indulgencia:
- ¿Olvidaste que la arena las disuelve?
Casi humillado me salí de la arena, mientras ella me esperaba. Sin entender por qué, me comenzó a guiar y yo la seguí. Caminamos escondiéndonos de la policía por calles que nunca había visto. Luego, llegamos a una, anchísima y oscura, por la que fuimos más de media hora sin encontrar ni una esquina.
Al ver que miraba su mano de nuevo, ella se detuvo en seco de espaldas a una de las paredes de la calle y me dijo firmemente:
- Puede no haber nadie en la calle, pero voy a gritar hasta que venga un policía de alguna de las dos entradas, no tenés donde ir.
-No te conviene, vos tampoco estás durmiendo.
-Voy a decir que vos me levantaste mientras dormía y me trajiste hasta acá.
-Yo puedo decir lo mismo de vos.
-Pero yo soy una niña… me creerán a mí.
Callado y vencido, seguí caminando a su lado.
- Podemos hacer un trato –dijo mirándome de costado-. ¿Qué te parece por una pastilla? –dijo ahora hablándome y mirándome con lujuria, mientras se recostaba contra la pared.
- ¿Qué?
- Bueno, si me hacés un buen oral antes, dos pastillas y te puedo esperar acá cada dos noches, sin problemas… Si aceptás por una, todas las noches –se precipitó a agregar.
En el instante, la desesperación casi me hizo aceptar, pero al instante reaccioné y me callé mientras seguí caminando. Además que la niña me daba asco, el ruido de lo que me pedía, atraería algún policía sin dudas y encima, me acusarían de violación de menor.
Seguimos caminando en silencio unos quince minutos. Finalmente, nos metimos por un túnel en la tierra y cuando salimos de él, estábamos en un lago.

jueves, 20 de mayo de 2010

Dio nos dejó su música



Este es un post atrasado, lo reconozco. E incluso, con la cantidad de personas que están y estarán haciendo fluir ríos de tinta y bytes, el post es incluso intrascendente. No obstante esto, siento que debo hacerlo y si tengo un blog y no lo utilizo en mis más irracionales necesidades afectivas… ¿Para qué lo tengo?
Como muchos saben (no todos, no creo que los cumbieros lo sepan), el Domingo pasado murió Dio, luego de que hace menos de un año le diagnosticaran un cáncer estomacal cuya marcha fue fulminante.
Hablar de quién fue Dio (Ronald James Padavona en el documento) sería una tarea interminable. Como músico y cantante fue una de las figuras angulares no sólo del metal (como comúnmente se afirma), si no de la unificación del rock and roll, el blues, la música sesentona y el Hard Rock, habiendo tocado todos estos estilos y luego fue un magistral condensador de estas líneas hacia la reformulación del heavy en los años ochentas; inclusive de esa banda influencia para miles: Black Sabbath.
Bajista, trompetista y catante en varias fugaces bandas de Rock en su etado más primitivo, luego continuaría con las cuatro cuerdas y la voz en la banda de rock y blues Elf, luego sería cantante en Rainbow, Black Sabbath y Heaven and Hell y cantante y tecladista en su banda solista. Dio es también una especie de modelo de inteligencia e integridad a segfuir desde mi punto de vista, que muchos tarados no tomaron en cuenta, adoptando la imagen del metalero pajerodide yanki o el Ozzy proto blackmetalero idiota.
Un tipo (y hasta un personaje) simpátiquisimo, equilibrado y con un excelente sentido de humor, que cada vez que he visto en una entrevista o documental me hace matar de la risa. Creador de los ridículos cuernitos que los metaleros y rockeros hacen como representación de algo como temeridad o rudeza, Dio se mataba de risa explicando que era un gesto que su abuela italiana hacía mientras le rezaba a no sé qué santo para que los perros no la mordieran. Dio lo hizo en un concierto sin darse cuenta, adoptándolo porque el público reaccionó de inmediato imitándolo.
Como es muy común entre nosotros los enanos, Dio fue alguien con una gran personalidad, al punto de generar algunas antipatías y rupturas radicales con quienes quisieron desviarlo de la senda que él pensaba correcta. Su lengua afilada, sin nunca perder el sentido del humor, disparó flechas desde Gene Simons a Britney Spears entre otros, con un gran manejo de la razón, sin caer en conventilleríos y sin mostrar el menor miedo a enfrentarse a grandes de la industria e incluso de la mafia. Un tip al que podría criticarle su visión de la relación música/comercio pero con unas agallas que no poseen otras personas a las que puedo critiarles esta misma visión.
Su influencia no quedó en el Heavy más clásico -por más que algunos cuadraditos lo crean así-, a nivel lírico, el Power Metal le debe muchísimo (Dio, al igual que Blackmore sintieron siempre una gran curiosidad sobre el ocultismo que de apoco se deslizó cada vez más hacia lo medieval y el paganismo europeo), así como todos los subgéneros con bases melódicas, incluyendo el Folk Metal, dentro del cual son versionados magníficamente por Otyg, casi se diría que lo que los noruegos hacen es evidenciar que el clásico “Holy diver” de Dio era un tema folk, sólo al agregarle un violín. A nivel vocal fue una gran refrencia para bandas hasta la actualidad, incluyendo a Tyr. Para resumir, vale citar las palabras de el ególatra de Malmsteen en Vh1, cuando uno de los idiotas conductores del programa de Metal le preguntan quién influyó más en el género. Ante las opciones Sabbath o Zeppelin, con gran agudeza Malmsteen (que pensé se iba a citar a si mismo como la mayor influencia)contesta algo como: "Tendrías que preguntar Sabbath o Dio".
Así es, que el domingo me desperté con un mensaje de texto de mi amigo Talthec diciéndome que Dio había muerto. Lo primero que sentí fue una profunda tristeza, lo que no es común en mí, cuando no conozco directamente a la persona que muere. Lo que después me di cuenta es que el apego con el arte de alguien, es un apego directo con lo más íntimo de la persona. Después me enojé preguntándome por qué no se moría el payaso mediático de Ozzy y nos dejaban a Dio por unos años más de Heaven and Hell. Después me tranquilicé y lo asumí. Dio no es literalmente un “dios”, debía morir. Y por otro lado, leí que Iommi lo había visto sin tomar nada de alcohol desde hace tiempo atrás, por las molestias que sentía antes de detectarse su enfermedad. Supongo que allá donde esté, podrá tomarse su copita y con eso, quedo conforme.
Como homenaje, creo que no hay nada mejor que seguir disfrutando su música, por lo que les armé el paquetito que sigue. No es exactamente TODO lo que dio ha grabado pero sí lo más importante e inclusive van a encontrar unas cuantas cosas difíciles, casi desconocidas.




DISCOGRAFÍA DE Ronnie AND THE RED CAPS DESCRGA DIRECTA






dos singles juntos, "Conquest" y "An angel is missing". Dio canta toca el bajo y la trompeta.


www.mediafire.com/download.php?tndzwmd5dzy


DISCOGRAFÍA DE DIO AND THE PROPHETS Y DIO AT DOMINO´S






www.mediafire.com/download.php?3dmeuj2ibzy


DISCOGRAFÍA DE ELF



/www.mediafire.com/download.php?wciolatddjq





/www.mediafire.com/download.php?2yy2t3mzd4m





www.mediafire.com/download.php?rzmuuzdvzt1


http://rapidshare.com/files/70710705/1975_Trying_To_Burn_The_Sun.zip











http://rapidshare.com/files/375859090/1975_-_Ritchie_Blackmore_s_Rainbow.rar





http://rapidshare.com/files/375872069/1976_-_Rising.rar



alt=""id="BLOGGER_PHOTO_ID_5473771949707344242" />


http://rapidshare.com/files/375894762/1977_-_On_stage.rar





http://rapidshare.com/files/375890582/1978_-_Long_Live_Rock__n__Roll.rar


DIO EN BLACK SABBATH


Es delicado que hable de la participación De dio en Black Sabbath sin ser malinterpretado. Objetivamente, tras la salida de Ozzy para rehabilitarse de sus adicciones, la entrada de dio en la banda marcó una nueva etapa en el sonido de la banda, que se alejó de su parte más hardrockera setentosa(e incluso hippilloide, aunque no les guste) y tuvo un real acercamiento al sonido de lo que históricamente se reconoció como Heavy Metal, marcando una gran influencia en las bandas del género a partir de la década de los ochenta. en cuanto a lo lírico, desde mi punto de vista no sólo hubo un cambio si no una mejora sustancial, casi diríaos que se pasó de una pubertad bastane estúpida a una madurez imaginativa y profunda.
Dicho esto, hay que reparar en el fenómeno futbolero que se creó en torno a lso fans del Sabbath de Ozzy y el de dio, cosa que nunca entendí. Debo reconocer que si bien me gusta muchísimo más Sabbath con dio, también escuho el de Ozzy y no por eso siento que esté traicionando a nada ni nadie ni que vaya a ir al infierno del patoterismo metalero.
No obstante esto (y esta es la parte donde me malinterpretarán), comparar a Ozzy y a Dio en cuanto a artistas y personas es como comparar a Tinelli con Bergman.





http://rapidshare.com/files/311822692/1980_-_Heaven_and_Hell.rar





http://rapidshare.com/files/120105970/12-Black_Sabbath-1981-Mob_Rules.rar.html





http://rapidshare.com/files/311845076/1982_-_Live_Evil.rar




DIO COMO SOLISTA





www.mediafire.com/download.php?ft33vamzjy4





/www.mediafire.com/download.php?ogcjnnadj2y





www.mediafire.com/download.php?ndzdzmmwynm





//www.mediafire.com/download.php?yznkgmjm02y





www.mediafire.com/download.php?qzdxhmtkmvm





www.mediafire.com/download.php?dmmjumdzmnz





www.mediafire.com/download.php?yqcj1lkn3tt





www.mediafire.com/download.php?zmzamcqddwn





Está en dos partes:


/www.mediafire.com/download.php?mxntn2lidio


//www.mediafire.com/download.php?5qgdjxyggiy





www.mediafire.com/download.php?ngfk3zwtjgj





/www.mediafire.com/download.php?mzyq4o30xw5


HEAVEN AND HELL





Con exactamente la misma formación de Black Sabbath en la era de Dio, se grabó este discazo. No pudiendo ser un disco de Balck Sabbath, ya que a Ozzy lo manipula la mujer (que también es su manager, nunca mejor aplicado el término) y si el gordo no está en una formación, la isma no tiene derecho a llamrse Black Sabbath. La verdad con el disco que sacaro es mejor qu eno se llamen Black Sabbath, así nadie los identifica con el gordo payaso.
De verdad, excelente, excelente disco, que muestra a los músicos manteniendo la línea de los ochenta pero con más fuerza acuñada en todos estos años, sin una gota de decaimiento. La verdad lamento profundamente que no se pueda continuar ya con el proyecto y que ya no tengamos la esperanza de ver a esta banda en Uruguay.





http://www.megaupload.com/?d=1XRF94Z0





Killing the Dragon


Silence - we hunt for the queen
Sign of the cross
And pray in-between


Look by the light of the day
She's hiding till dark
Waiting to play hey-hey


Something's taken a child
And it all must end
Time to be killing the dragon again


Silence - we'll hunt for the lord
He takes crimson and gold
Gave ice to the cold


Oh to be never afraid
Of wolves at the door
Howling for more


More's been empty for years
And it all must end
Time to be killing the dragon again


Kneel and behold your new king
Digital dreams
And wonderful things to tease you


Small gods with electrical hearts
And it all will end
Time to be killing the dragon

miércoles, 19 de mayo de 2010

Cómo darse cuenta si su hijo es guey/lesbiana, comunista/anarquista, drogadicto o cualquier cosa que usted no apruebe.


¿Cómo les va queridas amas de casa?
No me importa.
Se preguntarán por qué el tan aclamado espacio de Doña Pocha y sus consejos úitles para el hogar se demoró tanto, no? ¿No? ¿No se lo pregunta? Y eso que el J. "Pollito" Manco me había dicho que había sido todo un ésito, que la gente había mandado cartas a la producción y todo, diciendo de que qué rica le había quedao la receta y que después de eso el marido había aceptado a acostarse con ella sin tomar previamente tres litros de kerosén azul con alpiste del canario. Hablando de canarios, en la feria había un peruano medio asquerosos de esos que andan por todos lados ahora y tenía una cantidad de canarios y loras en una jaula... ¡Todos amontonados pobrecitos! ¡Qué disparate! ¡Ah! ¿Y usted vio las elecciones lo que fueron qué despelote... ¡Ay! ¡Cómo va a quedar la comuna canaria! (Del latín Can=perro y Ario=sudaca que se cree neonazi y te dice que escucha metal pero admira a Hitler, o sea, perro nazi).
Bueno, me fui un poco de tema y sólo tengo un par de minutos para el programa... ¡Y sí! Viste cómo son estos editores de ahora... Lo único que les importa es poner seso y violencia, seso y violencia, seso y violencia... es lo único que ves en la tele... Sí, es un disparate... ¡Y las cosas que dicen! Vos fijate, a las tres de la tarde que cualquier nene -cuyos padres no se hacen responsables de su crianza y dejan tirado sin mayor cariño, compañía o guía que la tele, la computadora o los pleiesteishon esos, pero que luego quieren dominar consultando estos artículos- puede estar mirando, dicen y hacen cada cosas. ¡En la telenovela no más, hacen cualquier cosa y muestran todo!¡Todiiiiiiiiiiiiiito!
Bueno, a lo que iba es que si usted se preguntaba por qué mi sección se había demorado tanto en salir, yo no tengo la más puta idea, así que no me joda. ¿Qué se piensa? ¿Qué con los años que tengo me va a venir a dar órdenes o a amedrentar? ¡No, no, no mijito! Yo no viví todo este tiempo para que un moco suelto me venga dar órdenes ahora... las canas estas que tengo en el pecho de qué se piensa que son usted mijito? en mi época no era como ahora que todos tenían lenguaje articulado y todas esas cosas raras de ahora que no sirven para nada y la gente cada vez queda más boba... ¡no, no mijito! ¡en mi época ni el fuego existía! Teníamos que calentar la hamburguesa congelada poniéndola en el nido de un mamuth y esperar toda la noche cagándonos de frío al lado, hasta que el mamuth se levantara, para ir a agarrar la hamburguesa que salía calentita, pero con un olor a culo de mamuth que dios y la vírgen santísima me libren!
No debe haber salido por alguna pavada de esas de los editores irresponsables, que me quieren venir a dar órdenes a mí, que cuando era joven tenía que calentar la hamburguesa congelada poniéndola en el nido de un mamuth y esperar toda la ncohe cagándome de frío al lado, hasta que el mamuth se levantara, para ir a agarrar la hamburguesa que salía calentita, pero con un olor a culo de mumuth que dios y la vírgen santísima me libren!
¡Ja! yo los conozco desde antes que nacieran a esos mocosos! ¡Desde la panza! cuando yo ya estaba curtida de tanto pulir piedras para convertirlas en ruedas y así formar toscas y rudimentarias carretas, ellos todavía se estaban cagando en el pañal. Me acuerdo del J. "Pollito" Manco cuando era chiquitito, que todo el mundo lo confundía con una nena con el pelo que tenía ¡jajajajaja! ¡Bien mariconcito era el nene! Le decían vos como te llamas y le decía jorge y los mayores decían qué lucy y él decía no jorge y nosotros nos cagábamos de la risa y decíamos a ajajajaja, es que sos tan blanquito y tan rubiecito que parecés una nena con el pelito largo! Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj!!!!!!!!!!!
Y Talthec, pobre desgraciado, ya desde chico me acuerdo que lo mandaban al almacén y todos pensábamos que era tarado, porque en vez de hablarte alto te venía a compar dulce de membrilo y decía bajito quiero ducle de membirllo y vos decías qUÉ QUEÉ MIJITO QUÉ QUERÉS QUE NO TE ESCUCHO PORQUE ESTÁS AVERGONZADO Y TE MOLESTA MI GROSERÍA EN EL TRATO PROPIA DE VIEJA TERRAJA DE MIERDA DE ALMACÉN y él se ponía todo nervioso y lloroso y decía dulce de membrillo y vos le decías QUEÉ PERO QUE LE PASA A ESTE NENE, SERÁ MUDITO POBRECITO QUE DICE GLADY QUE NO LO ENTIENDO!!!! Ja jajajajajajajajajajajajajajajajajajkajajiajoajpoajoajajioajioajhioajhioajoakaklallñ!!!!!!
¡Qué chiquilín más tarado, debe ser maricón como el otro también!
Y la Blackcat... ¡Ja! ¡Ni me digas de esa nenita! Ya se le notaba de chiquita lo que iba a ser... ¿Usted se piensa que estaba sentadita mirando las novelas con la mamá o jugando a las muñecas con su precioso vestidito rosado o algo? ¡No! jummmmm! Ja! ¡No, ya de chiquitita andaba como una loca por ahí! Salía sola hasta la vereda de la casa y todo, yo la miraba con mi marido y decía que horrible esos padres jipis comunistas de ahora, mirá la nena como la están criando, así les va a salir una machona o una putita... ¡Hija mía tenía que ser! Después los padres se arrepienten cuando les aparecen violadas y cortadas en cubitos de 1,5 cm. de largo por 1,7 de ancho!
Ah, sí. De eso iba a hablarles. Por ejemplo, estos guachos con el culo lleno de papelitos no hubieran sido así, si sus padres hubieran detectado al semilla del diablo en sus conductas infantiles precozmente y en consecuencia, actuado con celeridad para evacuar de la psique del niño todo indicio de apartamiento de la senda recta o en otras palabras, si los hubiesen cagado a palos a cada cosa que hicieran que a ellos no les gustara y los hubieran invadidio cruelmente con investigaciones, persecuciones y acosos de todo tipo hasta destruir por completo todo atisbo de individualidad, autoestima o sentimiento de vida privada, para que tapoco pudieran hacer nada fuera de la casa, ni aún dentro de sus mentes al sentirse observados y culpables todo el tiempo. O en otras palabras, reproducir la idea del dios todo dominador del antiguo testamento dentro del seno familiar, para que aliado con la idea del dios metafísico, la policía, la escuela, el trabajo y el gran hermano famosos, el individuo fuera un ser totalmente útil, sumiso y manipulable a sus conveniencias, como corresponde, ya que los hijos pertenecen a su padres hasta que mueren y los hijos de ellos también, porque las abuelas criamos a los hijos mejor que las madres que siempre son unas conchudas, si son nuestras nueras y unas santas que hay que ayudar, si son nuestras hijas.


Aquí van una serie de señales que hay que tener en cuenta para detectar cualquier atisbo de desviación en la sana conducta y crianza de nuestros hijos, llámesele homosexualidad, drogadicción, pensamiento propio o como quiera. Esta guía es muy úitl, también, para saber si su hijo se junta con inmigrantes o jiìs, no es de su cuadro de fútbol o tiene ideas de izquierda o anarquistas (aunque ahora va a servir más bien para saber sólo si su hijo es de derecha o anarquista, ya que parece que lo normal para ser bueno y aceptado en el país es ser un seudoizquierdoso irreflexivo), también si tiene inclinaciones hacia la delincuencia, como interés por el arte o el trabajo autogestionado o agrario.
el correctivo en todos los casos es la castración, los hijos siempre se pierden por tener sexualidad y no seguir siendo bebés para toda la vida.

VIGILE LOS SIGUIENTES SÍNTOMAS


-Lenguaje articulado.
-Falta de apetito.
-Escucha de bandas de música moderna de esos rock raros, como Frank sinatra y eso.
-Ojos enrojecidos.
-Voracidad de todo tipo de alimentos.
-Lenguaje inconexo y jergas de tribus urbanas, como los suajilis y los Flogger mollys.
-Mirar la naranja mecánica varias veces por día.
-Ojos en blanco, como los de Pablo Zignone en Cisplatino.
-Falta de pulso y ausencia de vitaliad en los miembros.
-Aspecto desprolijo, daserreglado, falta de higiene personal.
-Llegadas tarde en la noche con una extraña pipa de papel de plomo y bolsitas con una droga grisácea conocida como pasta base. Ningún profesor les manda esa tarea de investigación.
-Mirar los videocassettes del show de Xuxa con ls puerta del cuarto trancada por adentro.
-Lectura empecinada en vez de sentarse a compartir una cena con la familia frente al televisor.
-Duerme demasiadas horas.
-Demasiadas horas frente al televisor.
-Demasiadas horas frente a la radio.
-Demasiadas horas frente al pleisteishon.
-Demasiadas horas frente a la computadora.
-Demasiadas horas frente a la lavadora.
-Demasiadas horas frente a la secadora de pelo apagada y luego de pelarse.
-Demasiadas horas hablando por teléfono con hombres o mujeres desconocidas a los que cita para encuentros de sexo casual, masturbándose durante la conversación.
-Demasiadas horas en el trabajo.
-Demasiadas horas en el estudio.
-Deamsiadas horas frente a la novia/o.
-Demasiadas horas frente o detrás de cualquier cosa que no sea usted.
-No ve tinelli.
-Exceso de aseo, higiene y cuidado personal.
-Equilibrio perfecto en el aseo, higiene o cuidado personal.
-Equilibrio perfecto en la alimentacion.
-Equilibrio perfecto en las horas de sueño.
-Sigue el blog Piñazo e Frente.
-Tiene de pronto comportamientos de violencia, agresividad e ira cuando usted lo humilla conscientemente porque no tiene otra cosa que hacer o quiere tener la razón en una discusión en la que busca imponer sus caprichos irreflexivos y absurdos.
-Se niega a ir a la Iglesia/Estadio/Comité de base/Cumbiamba de mierda a la que lo llevó desde niño y a la que todos los demás sí van.
-Se vuelve vegetariano.
-De pronto le crece un pene en la frente.


Bueno, espero que estos consejos le hayan servido para salvar su hogar y si no, cualquier cosa mire de noche a mis amigos de pare de sufrir, que se toma un vaso de agua en simulcast con ellos y le solucionan mágicamente todas las problemáticas que usted no decide afrontar y prefiere achacarle al diablo y la brujería. Chau! Váyanse a la re putísima madre que los parió!