viernes, 26 de marzo de 2010

POE-CIA Muertos del mundo


Sopla el viento del sur
en esquinas de polvo gris,
pasean correosos, comiendo maní
los muertos del mundo.

Y por más que uno no quiera
Aparecen
Acechando




Rampantes
Siempre latentes:
consultorios dentales
oncológicos el gastroenterólogo
virus antropofágos burócratas verdugos
que te citan a un análisis sanguíneo
y en tu bolsillo el pase a un laboratorio
lleno de agujas oxidadas de tornos de cuchillos de alamabres de púa

Pasean frente a tu casa
los muertos del mundo
y tus ojos se estrellan de luz láctea,
explotan de presión.

¿Qué son? ¿Quién son?
¿Serán los potros de bárbaros Atilas,
o los heraldos negros que nos manda la muerte?
Quizás cadáveres sin entierro,
sin llantos, sin ritos funerarios
o sólo muertos o sólo vivos
hablando por la espalda, enredados en documentos,
en cobardías en automentiras, en muerte en vida.

Y por más que uno no lo quiera,
la cárcel siempre abierta espera - boca nauseabunda
tendrás que votar y tendrás que trabajar
fabricando las urnas en las que te obligan a votar
al que te obligará a trabajar
y a rezar
mientras bocas y orejas te persiguen
y dedos gigantescos que te acusan
y te crucifican y te sodomizan con lanzas
y miedoscárceles y penasprisiones.

Sopla el viento sur
en esquinas de ceniza
los muertos del mundo florecen en tus macetas,
pasean frente a tu casa,
golpean tus ventanas, ascultan tus puertas,
más que los ciegos del mundo
los muertos circulan por venas-alcantarillas
entran a tu casa por el inodoro (mientras estás dormido (o no)
y escriben en tu documento:
“Ya eres uno de los nuestros”.

J. "Pollito" Manco

No hay comentarios:

Publicar un comentario